Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Sin arrepentimiento de corazón no puede haber salvación, es algo que he escuchado mucho, pero de lo que pocos escriben. Tal vez porque una de las cosas que más nos cuesta a los seres humanos es bajar nuestra guardia, minimizar nuestro orgullo. Arrepentirse y pedir perdón requiere de más valentía que decirle a alguien que lo amas.

Podemos decirle a Dios que lo amamos, pero si cuando cometemos errores, (y siempre los vamos a cometer), no nos arrepentimos de corazón, no estamos siendo honestos. Y si queremos estar seguros de que somos salvos, podemos volver a conversar con Jesús con arrepentimiento de corazón para que nos otorgue la salvación. Recordemos que Él siempre está ahí.

Habla con Él

Tomar esta decisión ahora sería como regresar a Él si te has alejado. Hacerlo significa que podrás estar seguro de estar salvo. Si tienes alguna duda, no lo pienses más. El arrepentimiento de corazón es el que trae salvación. Es un reavivamiento en tu vida. Y todos, por momentos, lo necesitamos. Nos vamos poniendo cómodos con la situación que tenemos. Hacemos una rutina de nuestra vida y pensamos que con eso es suficiente.

Orar sin amor es totalmente improductivo. No caigas en las repeticiones sin sentido, en decir frases aprendidas de memoria cada vez que oras, sin decirlas con honestidad. Demuéstrale a Dios que realmente tienes arrepentimiento de corazón, que quieres estar seguro de tu salvación y verdaderamente quieres tener una relación con Él. Dile que quieres parecerte más a Él y estar seguro de que pasarás la eternidad a su lado.

Te lo repito, sin arrepentimiento de corazón no puede haber salvación. Por tanto, arrepiéntete. Comienza una nueva vida cristiana en fuego por el Señor. Decide comenzar un avivamiento contigo mismo, y luego ve y contagia a todo aquel con el que puedas compartir esta verdad maravillosa que comienza contigo, pero que no se queda allí. ¡Ve a producir frutos y a ponerle una sonrisa en el rostro a Dios!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
2
0
0
0
1
Already reacted for this post.

Deja una respuesta