Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Sobre quedarse en el tiempo y vivir apegados a los paradigmas aprendidos hablamos en el programa Uno nunca sabe de CVCLAVOZ. Tenemos una inclinación a veces obsesiva a aferrarnos a las cosas que aprendimos. Ellas nos proporcionan estabilidad y paz de mente.

Presentar una crítica responsable a las cosas que creemos no suele formar parte de nuestra vida. ¡Qué grato es saber que al abrir los ojos cada mañana, el mundo sigue siendo igual, conocido y seguro!

Pero eso es, ni más ni menos, quedarse en el tiempo. Las cosas que aprendimos acerca de la fe y de la vida cristiana fueron concebidas hace decenas de años. Otras, fueron pensadas hace cientos y algunas hace miles de años.

Somos tributarios de tradiciones que el mundo y la vida largamente han refutado o cuestionado. Sin embargo, ahí estamos nosotros, anclados a ellas. Nos proporcionan esa discreta tibieza de la vida tranquila.

Los litigios de la verdad

Una cosa que exaspera a la mayoría de los creyentes cristianos es que les digan que la verdad no es estática ni absoluta. Ya he discutido aquí acerca de la arrogancia de decir que hay cosas absolutas.

El único que puede afirmar semejante cosa es Dios. Porque la comprensión  de lo absoluto hace exigible ser absoluto: es decir, abarcar, comprender y llenarlo todo. Eso sólo lo puede hacer El.

Lo que nosotros podemos decir es que creemos ciertas cuestiones, en el limitado espacio de nuestra mente. Eso supone estar abiertos a que esas creencias sean ampliadas o iluminadas por nuevas luces al leer y comprender más. Esta en la ventaja de no quedarse en el tiempo.

Decir que la verdad no es estática es simplemente reconocer que no la sabemos toda. La verdad, cualquiera que sea el significado que Jesús le dio a ese concepto, va entrando en nosotros y produciendo cambios y nuevos entendimientos.

No quedarse en el tiempo obliga a pensar

Pensar la fe, repasar y confrontar lo que creen no es una actividad propia de la mayoría de los creyentes evangélicos. Se parapetan en sus doctrinas, artículos de fe y enseñanzas dominicales. ¡Qué lindo es que el mundo no cambie!

Pero cambia cada día frente a nuestros ojos. Lo podemos ver, si es que los tenemos para mirar algo más que videítos y memes de redes sociales. Y entender lo que pasa confronta nuestras creencias continuamente.

Tengo una critica severa contra esta actitud pasiva y acomodaticia de mis hermanos y hermanas. En cierto modo, viven en un mundo de fantasía religiosa. Creen que las cosas van a pasar exactamente como les enseñaron. Qué cómodo. Qué fe más irresponsable.

Tengan en cuenta estas severas palabras de la persona que escribió la carta de Hebreos:

Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Hebreos 5:12-14 RVR1960 (Las negritas son mías)

Eso es no quedarse en el tiempo.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta