Descubriendo al Espíritu Santo
Descubriendo al Espíritu Santo

Descubriendo al Espíritu Santo

El Espíritu Santo es una figura fundamental de nuestra fe cristiana. Es la tercera persona de la Trinidad, junto a Dios Padre y Dios Hijo. Es la guía divina, el intercesor que desciende sobre los creyentes para fortalecer nuestra fe, darnos sabiduría y discernimiento y ayudarnos a llevar una vida de rectitud y obediencia a los mandatos de Dios.

Todo buen fruto en nosotros es producido por el Espíritu Santo. El fruto del Espíritu es la caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia y castidad, como lo vemos en el libro de Gálatas. 

Si estás recién llegado a la fe cristiana, es decir, si hace poco que recibiste a Jesús en tu corazón, debes saber que es Su Espíritu Santo quien te ayuda y te guía para llevar una mejor vida. Es el auxilio para mantenerte en los caminos de Dios. 

Es el Espíritu Santo quien te motiva a dar amor. Es el fuego que no se apaga por la alegría que experimentas cuando tienes a Dios contigo. Esa alegría crece y se fortalece cuando estás en comunión con Dios, es decir, cuando tienes una relación diaria, estrecha con Él. 

¿Quién es el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo es un don para todos quienes creemos en Jesús y no existen condiciones para tenerlo: fe en Cristo. Se nos otorga el Espíritu Santo en el momento de salvación. Al hacer la oración pidiendo a Jesús que sea nuestro Señor y Salvador. 

Es conocido como el tercer miembro de la Trinidad de nuestro Dios. No tiene cuerpo, pero se le reconoce como el Consolador porque calma nuestros temores y nos llena de esperanza. Nos guía para tomar decisiones y nos protege de los peligros físicos y espirituales. Debemos estar atentos a Sus indicaciones.

Esas indicaciones, evidentemente no las hace verbales, pero sentimos el peligro, advertimos que algo nos hace dudar de alguna decisión. Y es a través del don del Espíritu que somos dirigidos a ser mejores, a servir y a la larga, ser más semejantes a Cristo. 

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:22-23 (RVR 1960)

Es considerado el vínculo personal entre Dios y tú. Si se lo pides, transforma tu corazón y te guía en tu caminar espiritual y te ayuda a llevar una vida de amor, servicio y testimonio a favor de Jesús. Su influencia es esencial en tu vida de fe. 

Al Espíritu también se le refiere como Señor, Espíritu de Dios, Espíritu de Verdad y Paráclito, que significa consolador y abogado. Los profetas hablaron en nombre de Dios movidos por el Espíritu. Y son muchos los símbolos con los que se representa: agua viva, unción, fuego transformador, la paloma que bajó sobre Cristo en Su bautismo. 

Fue por medio del Espíritu Santo que el Hijo de Dios se hizo carne en el cuerpo de María, la virgen. El Espíritu lo unge y por eso es el Mesías. Jesús después revela al Espíritu con Sus enseñanzas y lo comunica exhalando Su aliento sobre los apóstoles después de Su resurrección. 

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. 

Juan 20:21-22 (RVR 1960)

¿Cómo puedo tenerlo?

Es importante que entiendas que el pecado nos separa de la llenura del Espíritu Santo. Nos aleja de Dios. Por tanto, si quieres tener al Espíritu Santo en ti, debes estar dispuesto a recibirlo, respetarlo y darle prioridad en tu vida. Le debes permitir que te guíe y advierta. Necesitamos hacerle caso cuando nos impulsa a hacer algo que sabemos es de Dios.

La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones,pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés.

Gálatas 5:17-18 (NTV)

El Espíritu Santo mora en nosotros al hacernos cristianos y nos llena por completo, pero también podemos entristecerlo y alejarlo al dejarnos dominar por la carnalidad y no prestar atención a Sus indicaciones de mostrar amor y rectitud.

No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven. Recuerden que él los identificó como suyos, y así les ha garantizado que serán salvos el día de la redención.

Efesios 4:30 (NTV)

El pecado nos separa de la llenura del Espíritu Santo y la obediencia a Dios nos mantiene llenos de Su Espíritu. Por tanto debe ser tu meta ser llenos y controlar nuestros impulsos pecaminosos. Tener autocontrol y recurrir siempre a Jesús cuando nos sintamos tentados. Él siempre nos dará una salida para vencer las tentaciones. 

¿Qué ventajas me da el Espíritu Santo?

Son incontables las ventajas que te da el Espíritu Santo, pero te vamos a mencionar cinco. 

Te transforma a la imagen de Jesús

Podemos decir que es el Espíritu Santo quien produce el cambio de transformación en nosotros. Nos suaviza el carácter y nos eleva la sensibilidad hacia la bondad, la gentileza y el deseo de servir a otros. 

Pues el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.  Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen.

2 Corintios 3:17-18 (NTV)

Te consuela

Y cuando te consuela, también te dará la capacidad de recuperarte frente a las adversidades de manera que puedas seguir adelante. Es lo que te fortalece y te permite sentir la presencia de Dios en medio de los valles de la vida.  

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Juan 14:26 (RVR 1960)

Te eleva a alabar y adorar

Es quien te da el deseo de servir a Dios, alabarlo en cada frase que digas, adorarlo por el agradecimiento tan inmenso que sentirás dentro de ti. Hay muchas maneras de alabar y adorar a Dios y ya debes haber experimentado algunas, como darle gracias cada vez que disfrutas un amanecer o atardecer. Cantar cuando escuchas música que lo alaba.

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Juan 4:23-24 (RVR 1960)

Te hace miembro del cuerpo de Cristo

Sientes la necesidad de ir a la iglesia, porque te lleva a confraternizar con quienes como tú, creen y adoran a Dios. Fuimos hechos para socializar y qué mejor manera que en la iglesia. Por eso, es importante asistir y encontrar un grupo con quién crecer espiritualmente.

Entre nosotros hay algunos que son judíos y otros que son gentiles; algunos son esclavos, y otros son libres. Pero todos fuimos bautizados en un solo cuerpo por un mismo Espíritu, y todos compartimos el mismo Espíritu.

1 Corintios 12-13 (NTV) 

Te hace consciente del pecado

Cuando vives lleno del Espíritu, tienes la consciencia que te indica lo que está mal en tus acciones o pensamientos. Es el Espíritu de Dios en ti quien te deja ver y sentir que debes recapacitar. Te indica si debes perdonar, si te debes arrepentir de lo que hiciste mal. 

Entremos directamente a la presencia de Dios con corazón sincero y con plena confianza en él. Pues nuestra conciencia culpable ha sido rociada con la sangre de Cristo a fin de purificarnos, y nuestro cuerpo ha sido lavado con agua pura.

Hebreos 10:22 (NTV)
El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Por qué Dios es nuestro Padre?

Este artículo explora de manera sencilla algunas consideraciones bíblicas que explican por qué los cristianos llaman a Dios "Padre".

¿Qué dice la Biblia sobre andar de iglesia en iglesia?

En la Biblia no aparece algo específico sobre andar de iglesia en iglesia, pero sí nos deja ver claramente que debe haber compromiso y unidad.

¿Qué dice la Biblia sobre la familia?

Tiempo de lectura:

5 minutes

Autor

Comentarios

Likes

6

Deja un comentario