Según un estudio1, la gran mayoría de padres mienten a sus hijos. Algunas mentiras frecuentes conciernen comportamientos que los padres esperan que sus hijos cambien. La mentira más común es decirles que les dejarán solos si comportan mal en algún lugar público. Pero también se da cuando intentan hacerles comer un alimento que a ellos no les gusta o cuando prometen comprarles algo y nunca lo cumplen. Hay otros casos en los que se miente sobre temas más serios con el fin de proteger la inocencia del niño o con la esperanza de no herirlo. Sin embargo, mentir a los hijos tiene consecuencias a largo plazo.

Cuando la figura de autoridad promueve la honestidad en su hogar y luego omite esta regla, está dejando un mal ejemplo a su hijo. Kang Lee2, investigador de la Universidad de Toronto, Canadá, afirma que sus hallazgos ≪demuestran que incluso los padres que más promovieron la importancia de la honestidad con sus hijos, estaban comprometidos en la crianza de los hijos mintiendo≫. Puede que muchos padres vean a la mentira como un recurso para salir de apuros o situaciones embarazosas. Pero, ≪si es constantemente utilizada, puede estar impidiendo oportunidades de aprendizaje para el niño≫, afirma Victoria Talwar3 de la universidad McGill en Montreal.

Otra de las consecuencias negativas de esta práctica es que una vez que el hijo se entera de la verdad, puede tener problemas de autoestima y dudar de sí mismo. ≪Cuando se le dice a un niño que su verdad es una mentira, su duda se generaliza a una desconfianza del mundo exterior≫, afirma Kate Roberts, y además asegura que ser capaz de confiar en uno mismo durante la niñez es ≪un elemento fundamental para una personalidad sana≫.

Te interesa:  Pelea por tu bendición

Un estudio publicado en la revista Frontiers of Psychology4 encontró que el engaño en la niñez repercute en la adultez. Sus conclusiones revelaron que aquellos a quienes les mintieron durante la infancia tienen una tendencia a hacer lo mismo y experimentan mayores problemas de ajustes psicosociales en la edad adulta. Todo esto está asociado con resultados morales y sociales negativos más adelante en la vida.

Los padres son responsables por el futuro de sus hijos; por lo tanto, es su deber pensar bien antes de decirles una mentira. Una decisión guiada por el momento puede dejar una huella imborrable en el futuro de sus seres queridos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Coughlan, S. (2013). Most parents 'lie to children'. Recuperado el 28 de marzo de 2019, de https://www.bbc.com/news/education-21144827
2, 3Bryner, J. (2009). Parents Lie to Children Surprisingly Often. Recuperado el 28 de marzo de 2019, de https://www.livescience.com/7907-parents-lie-children-surprisingly.html
4Santos, R., Zanette, S., Kwok, S., Heyman, G., & Lee, K. (2017). Exposure to Parenting by Lying in Childhood: Associations with Negative Outcomes in Adulthood. Frontiers In Psychology8. doi: 10.3389/fpsyg.2017.01240

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.