maternidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “maternidad”

Rol de madre

“Educa a tu hijo desde niño, y aun cuando llegue a viejo seguirá tus enseñanzas.” Proverbios 22:6 TLA

El rol de madre es fundamental para formar y preparar a un niño para la vida. Esto representa una gran responsabilidad que solo se podrá ejercer cabalmente con la ayuda de Dios.

Si eres madre, seguramente te ha sucedido de tener momento en los que no sabes cómo actuar. Sin embargo la Palabra nos recuerda que podemos pedir sabiduría a Dios. ”Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado.” Santiago 1:5 PDT 

En la relación con los hijos, no todo es color de rosa, sino que muchas veces hay conflictos. Puede que ellos estén pasando por un tiempo de rebeldía propios de la edad o quizás cuestionan tu autoridad haciéndote sentir frustrada. A veces ellos no escuchan o no quieren hacerlo, pero aún tienes un arma muy poderosa para ejercer tu rol de madre y esta es la oración. No ceses de clamar a Dios por tus hijos, ya sea que están bien, para que permanezcan. Pero si están lejos de Dios o en caminos de rebeldía, no dudes que aún Dios tienes planes de bien con ellos.

Por Danitza Luna


 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lo que pasó en tu niñez influye en quién eres hoy

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Association for Psychological Science. (2011). Change in Mother’s Mental State Can Influence Her Baby’s Development Before and After Birth. Recuperado el 1 de marzo de 2019, de https://www.psychologicalscience.org/news/releases/a-fetus-can-sense-moms-psychological-state.html
–Kibbe, M. M., & Leslie, A. M. (2011). What Do Infants Remember When They Forget? Location and Identity in 6-Month-Olds’ Memory for Objects. Psychological Science, 22(12), 1500-1505. doi:10.1177/0956797611420165
–Simpson, J. A., Collins, W. A., & Salvatore, J. E. (2011). The Impact of Early Interpersonal Experience on Adult Romantic Relationship Functioning: Recent findings from the Minnesota Longitudinal Study of Risk and Adaptation. Current Directions in Psychological Science, 20, 355-359.
–Simpson, J. A., Collins, W. A., Salvatore, J. E., & Sung, S. (2014). The Impact of Early Interpersonal Experience on Adult Romantic Relationship Functioning: In M. Mikulincer & P. R. Shaver (Eds.) Mechanisms of social connection: From brain to group, (pp. 221-234). Washington, DC: American Psychological Association.
–Simpson, J. A., Collins, W. A., Tran, S., & Haydon, K. C. (2007). Attachment and the experience and expression of emotions in adult romantic relationships: A developmental perspective. Journal of Personality and Social Psychology, 92, 355-367.

5 verdades que las madres solteras deben saber

En la actualidad existen millones de mujeres que no cuentan con el apoyo del padre de sus hijos (ya sea por elección o porque no están presentes) y deben criarlos solas. Esto representa un gran desafío y puede convertirse en una carga difícil de llevar. A veces pueden sentirse desanimadas y sin fuerzas, pero Dios les ofrece esperanza. En la Biblia se encuentran promesas que brindan consuelo y un nuevo futuro para todas aquellas madres solteras; así como también, verdades que deben conocer. Algunas de ellas son:

Estos versículos bíblicos explican más sobre la disciplina y educación de los hijos: Versículos bíblicos sobre la crianza de hijos

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡El obsequio de Dios!

“Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte.” Salmos 127:3 (NTV)

La oportunidad de ser madre es única y maravillosa, es verdaderamente un regalo, quizás en un comienzo es bastante difícil por todos los cambios que enfrenta tu cuerpo, pero todo eso se compensa cuando oyes por primera vez ese corazoncito que late y luego sentir sus movimientos, resulta una experiencia indescriptible. Por todo esto, cuida a tus hijos, valóralos, respétalos, recuerda que son un precioso regalo que Dios te dio. También ten presente a tu madre, cualquiera fuera su edad, hónrala porque es la persona que te ha amado, cuidado y velado por tu bienestar.

Por Judith Quisbert

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 mamás en la Biblia que tienen algo que enseñarnos

Se puede aprender muchas valiosas lecciones de las mujeres que aparecen en la Biblia. Éstas son algunas de ellas:

1. Eva:

Es ampliamente conocida la historia de cómo Eva desobedeció a Dios e instó a Adán a hacer lo mismo; y aunque su mal proceder es un ejemplo para no hacer lo mismo, hay otra lección que podemos aprender de ella. Si bien la Biblia no lo detalla, se puede inferir que Eva estuvo sola cuando habló con la serpiente (Génesis 3:1-7). Su desocupación y soledad fueron propicias para que la serpiente se acercara a ella. Ésta es una enseñanza que debe motivarnos a estar en constante meditación de la Palabra de Dios, a reunirnos con otras personas que comparten la misma fe, y a practicar alguna actividad que mantenga nuestra mente ocupada.

Hijo mío, sigue mi consejo, atesora siempre mis mandatos. ¡Obedece mis mandatos y vive! Guarda mis instrucciones tal como cuidas tus ojos.  Átalas a tus dedos como un recordatorio; escríbelas en lo profundo de tu corazón.” (Proverbios 7:1-3 NVI)

2. Sara:

Sara ya era anciana cuando Dios le prometió que tendría un hijo (Génesis 18); su reacción fue, tal vez, la que muchas habríamos tenido: dudar. De hecho, Sara no solo dudó de su capacidad de procrear, sino también la de su esposo. Ella pensó: “¿Acaso voy a tener este placer, ahora que ya estoy consumida y mi esposo es tan viejo?” Pero sin importar a la actitud de Sara, Dios cumplió su promesa en “el tiempo anunciado” (Genesis 21:1-7 NVI). Sara nos enseñó a creer en las promesas de Dios, a no dejar que nuestra duda sea más grande que nuestra fe y, a ser pacientes en la espera.

3. Rebeca:

En Génesis 24 encontramos la historia de la valentía y la fe de Rebeca. Ella se aventuró a ir a un lugar lejano a conocer a su futuro esposo al cual nunca había visto antes. Su ejemplo de confianza en Dios es digno de imitar; sin embargo, posteriormente ella cometió el error de dar preferencia a uno de sus hijos y tomar el asunto en sus manos, en lugar de poner su fe en que Dios obraría (Génesis 27). Rebeca nos dejó la valiosa enseñanza de poner nuestra fe en Dios y no dejar que las circunstancias nos hagan cambiar actuar precipitadamente.

4. Jocabed:

Jocabed fue la madre de uno de los personajes bíblicos más conocidos: Moisés. Su amor maternal y creatividad no solo salvaron la vida de su hijo (Éxodo 2), sino que también ayudaron a la liberación de Israel de la esclavitud que sufrían en Egipto. Dios usó a Moisés para que su pueblo fuera liberado, y por ello permitió que Jocabed salvara a su hijo y tuviera la oportunidad de criarlo. Ella es un ejemplo de cómo la instrucción de una madre tiene un gran impacto en la vida de su hijo.

5. Ana:

Ana fue el tipo de madre que entiende que los hijos no son suyos sino de Dios. Él le concedió el regalo de ser madre incluso cuando ella era estéril. Una vez que tuvo a su primer hijo, ella no dudó en entregárselo a Dios y cumplir con la promesa que le había hecho. La oración y la fe de Ana son un ejemplo que todos debemos imitar (1 Samuel 1).

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Consejos para madres primerizas

Las únicas personas que están capacitadas para hablar sobre la maternidad, son las mismas madres, pues ellas saben de primera mano qué implica criar a un hijo. Es por ello que en esta ocasión le hice una entrevista a mi mamá y le pregunté qué significa para ella ser madre, su respuesta fue:

“Ser madre es un «regalo» de Dios, pero en un sentido diferente de la palabra. Las mamás somos administradoras de los hijos; ellos no son nuestros, le pertenecen a Dios. En algún momento se irán, y por eso debemos preguntarnos: ¿Qué legado voy a darle? ¿Ese legado será bueno o malo? ¿Seré de ejemplo o no? Para eso debemos pedirle a Dios que nos dé sabiduría para edificar bien nuestro hogar, para preparar adecuadamente a nuestros hijos para la vida, y también para que ellos sepan educar a sus propios descendientes.”

También le pedí que diera consejos a las que serán madres por primera vez:

1. Comer saludable:

“Con el pretexto de «comer por dos», muchas mujeres se descuidan y comen en exceso. Es cierto que uno debe de comer más por el bien del bebé, pero eso no significa consumir comida no saludable. Las mamás primerizas deben tener una dieta sana y balanceada que les beneficie tanto a ellas como a sus bebés. De esta manera, ella podrá regresar al peso que tenía antes del embarazo y, también, mantener al bebé sano y fuerte.”

2. No quedarse en casa:

“Es tentador quedarse en casa porque una tiene que cuidar al bebé, o porque hay muchos quehaceres por realizar; sin embargo, es importante darse un tiempo para salir fuera. Esto ayuda a relajarse y distraer la mente. El atender a un bebé recién nacido es agotador y gratificante a la vez; es por eso se debe encontrar un tiempo para salir fuera de casa.”

3. Pasar tiempo con otras madres:

“Las que ya somos mamás tenemos experiencia criando hijos y somos capaces de aconsejar a las que son madres por primera vez. Ellas deben hacerse amigas con otras mujeres que estén en su misma situación para que compartan historias y consejos. Además esto ayuda a que la mujer se sienta acompañada y se dé cuenta de que ser mamá es difícil pero no imposible.”

4. Orar:

“En Proverbios 1:8 dice que las madres tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos, pero somos humanas y nos equivocamos. Es nuestro deber orar a Dios y pedirle que nos dé sabiduría para tener la capacidad de dirigir a nuestros hijos por el buen camino. Solo Dios puede darnos las fuerzas, la paciencia, sabiduría y el amor que se necesita.”

5. Consultar con otros:

“No se debe menospreciar el consejo de otras mamás, la información que nos dan los médicos, u otros especialistas que conocen sobre el tema. Las mamás debemos tener deseos de aprender y superarnos. Esto es importante para que seamos mejores mujeres y madres. Lo que aprendemos será de beneficio para nosotras mismas, nuestras familias y la comunidad en general.”

6. Tomar consciencia sobre los cambios:

“Cuando una se embaraza y da a luz, hay cambios físicos y emocionales. Algunas mujeres tienen estrías, otras, depresión post-parto, cambios en el carácter, etc. Todas estas cosas son normales y es algo que una debería esperar. Esto no es para que se asusten ni tengan miedo. Se puede tomar medidas de precaución para cada situación. Para los cambios físicos hay tratamientos naturales que uno puede seguir. También es muy importante tener un apoyo emocional, ya sea del esposo, algún familiar, o un consejero.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amor de madre: ¿Amor de Dios?

Nunca imaginé siendo solo una niña, cómo era el amor que mi madre me tenía y profesaba. Yo también la quería y aún la quiero, pero creo que esto es algo que los niños no llegan a comprender tan bien como lo es en realidad.

No fue hasta que tuve mis propios hijos que entendí ciertas cosas. Mientras estuve embarazada imaginaba cómo sería ese bebé. Me impactaba pensar que un ser diferente se estuviera formando, de prácticamente nada, de apenas un par de células inquietas. Pero el día que estuvo en mis brazos fue tan mío. Y fue tan inmensa la sensación inverosímil de tener una nueva criatura que había crecido en mí, y más aún cuando comenzó a crecer, a caminar, a hablar, a pensar por sí mismo. No deja de impresionarme cómo Dios nos otorgó a las madres esta maravilla inaudita de ser parte de un proceso que solo a Él le toca, el de crear vida.

Todavía, después de muchos años, este misterio no termina de dilucidarse. Cada día me asombro porque no importa que sean “mis” hijos, son “otras” personas, no soy yo. Y sin embargo los sigo amando como a mí misma, y preferiría sufrir en su lugar miles de veces, antes de ver que les suceda nada. Si usualmente soy una persona tranquila, paciente y sociable, puedo ser una total leona si alguien toca a mis niños, si los ofende o si acaso imagino que les quieren hacer mal.

Pensando así, de pronto, se me ocurre que Dios tiene que estar detrás de todo esto. Tal vez nos dio este tipo de amor para que algún día pudiéramos también llegar a comprenderlo, un amor que nos creó de la nada, que luego se mostró sin condiciones, solo porque existimos; un amor que era inmenso de tal forma que Él mismo prefirió sufrir; un amor que nos defendió hasta lo sumo cuando vio que estábamos perdidos.

Ya había escuchado que el amor de madre se parecía al amor de Dios, pero no fue hasta ahora que me percato de ello. Dios hizo algo especial conmigo, con mi madre y con todas las que en estos días celebran tener este privilegio inaccesible para muchos. Porque tal vez en el Edén Dios nos hizo a su imagen, pero cuando nos hizo madres, nos permitió sentir como Él.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend