Lo que para algunos es infidelidad, para otros puede que no lo sea. Aunque existe ambigüedad con respecto a este tema, la Biblia tiene una posición firme al respecto. Es importante recalcar que cuando la Biblia habla de adulterio se refiere únicamente a la infidelidad dentro del matrimonio; esto es porque en la antigüedad no existía el noviazgo como lo conocemos hoy en día. Sin embargo, los principios que establece son claros y deben ser aprendidos por todas las personas, especialmente por quienes estén casados o deseen hacerlo.

La infidelidad no es justificada en ningún contexto.

La primera parte de Hebreos 13:4 (TLA) dice que “todos deben considerar el matrimonio como algo muy valioso”, y esto es porque que el matrimonio es comparado a la relación entre Jesús y la iglesia (Efesios 5:22-26). Al verse de esta forma, no puede existir el adulterio en una pareja bajo ninguna circunstancia (Éxodo 20:14; Deuteronomio 5:18).

Por otra parte, las relaciones sexuales son un privilegio que solo se puede disfrutar dentro del matrimonio y únicamente con el cónyuge (1 Corintios 7:3). Esto es porque cuando dos personas se unen en matrimonio, se convierten en un solo ser (Génesis 2:24).

La infidelidad es un pecado.

La Biblia afirma categóricamente que la infidelidad es un pecado. La segunda parte de Hebreos 13:4 (TLA) dice que “el esposo y la esposa deben ser fieles el uno al otro, porque Dios castigará a los que tengan relaciones sexuales prohibidas y sean infieles en el matrimonio.” El adulterio es un pecado, y al igual que cualquier otro pecado, trae consecuencias negativas en nuestra relación con Dios, con los demás y con nosotros mismos (Lea el artículo 3 consecuencias del pecado). 1 Corintios 6:9-10 (TLA) sostiene que la infidelidad es una de las cosas que nos alejan de Dios: No se dejen engañar. Ustedes bien saben que los que hacen lo malo no participarán en el reino de Dios. Me refiero a los que tienen relaciones sexuales prohibidas, a los que adoran a los ídolos, a los que son infieles en el matrimonio, a los afeminados, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a los ladrones, a los que siempre quieren más de lo que tienen, a los borrachos, a los que hablan mal de los demás, y a los tramposos. Ninguno de ellos participará del reino de Dios.”

La lujuria también es infidelidad.

Algunos piensan que solo se es infiel al tener relaciones sexuales con otra persona que no sea su pareja; sin embargo, la Biblia sostiene que cuando la lujuria basta para ser contado como adulterio.  En Mateo 5:27-28 (TLA), Jesús estaba hablando con sus discípulos y dijo: Moisés también dijo: “No sean infieles en su matrimonio”. Pero ahora yo les aseguro que si un hombre mira a otra mujer con el deseo de tener relaciones sexuales con ella, ya fue infiel en su corazón.” Este pasaje nos da a entender que la pornografía, los juegos sexuales y cualquier actividad que produzca lujuria es una forma de infidelidad.

Quien es infiel es falto de entendimiento.

Proverbios 6:32 (RVR1960) dice: “Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; Corrompe su alma el que tal hace.” En otras versiones, la primera parte de este versículo dice:

  • “Pero el que se enreda con la mujer de otro comete la peor estupidez…” (TLA)
  • “El adúltero es un insensato..” (BLPH)
  • “El que comete adulterio no tiene entendimiento…” (LBLA)
  • “¡Qué imprudente es el que anda con la mujer ajena!” (DHH)
  • “Pero al que comete adulterio le faltan sesos…” (NBD)
  • “Pero el hombre que comete adulterio es un necio total…” (NTV)
  • “El que se acuesta con la mujer de otro es un torpe…” (PDT)
Te interesa:  5 razones por las cuales no tienes tiempo

Cada una de estas versiones de la Biblia señala que las personas inteligentes no son infieles a sus parejas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.