Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Es posible, que, como muchos, tengas la mala costumbre de pasarte el día quejándote. Te quejas porque las cosas no te han salido como esperabas. Te quejas porque subieron los precios, porque se te rompió algo, porque se te hizo tarde para otra cosa. 

Puede ser que te quejes de que Dios no te escucha. Sientes por momentos que no le importas, y te cuesta en esos momentos creer y tener fe. Más aún te cuesta adorarlo. Pero es precisamente lo que tienes que hacer. En todo momento, bueno o malo, adora a Dios, convencido de que te ama. 

Si lo haces, es probable que no solo afines tus oídos a escuchar Su dirección. También tu mente y tu corazón. Muchas veces es algo que nos puede parecer absurdo, pero si nos da paz, podemos estar seguros de que viene de Dios. Afina tus oídos.

Afina tus oídos a la sabiduría y concéntrate en el entendimiento.

Proverbios 2:2 (NTV)

Ponte atento y afina tus oídos y tu corazón

Se trata de estar atentos a los deseos de nuestro Creador. Y es lo mejor que podemos hacer, porque Su voluntad siempre será mejor para nosotros que la nuestra. De hecho, aunque te parezca ilógico, Él te conoce mejor que tú mismo. Es así. Él te creó y te ama como no te amará nadie. 

Tener fe es precisamente estar convencidos y sin dudas del gran amor de Dios. De Su existencia. Y por supuesto de la vida, muerte y resurrección de Jesús. Eso nos hace cristianos. Y al saberlo, al creerlo, tendremos más conexión con Dios y podremos escuchar o sentir Sus indicaciones.

Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

Romanos 8:14 (NTV)

Pide a diario a Dios que Su Espíritu Santo habite en ti y te dirija y te indique Sus deseos. Que estés siempre alineado en el propósito que Él tiene para tu vida, para que te puedas sentir pleno y realizado. 

Oración del día:

Bendito y Amado Señor. Vengo ante ti hoy a pedirte que me afines los oídos para escuchar con atención Tus indicaciones. Que pueda yo estar atento siempre a lo que pongas en mi mente y mi corazón, para servirte y cumplir contigo. Que pueda yo escuchar bien, y sentirme pleno, realizado y completo en ti. Sabiendo que estoy en Tus caminos, en Tu voluntad y haciendo lo que Tú me indicas. Lo pido de corazón, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación:

¿En qué momento de tu vida has sentido que hiciste algo que Dios puso en tu corazón? Esas decisiones que no sabes por qué las tomaste y fueron de gran bendición para tu vida. Cuéntame. 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
4
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta