Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

¿Alguna vez te has sentido vacío por dentro? ¿Buscas algo que satisfaga tu alma? Todos nos hemos sentido así alguna vez, sin saber cómo llenar ese vacío en nosotros.

¿Prefieres pasteles o algarrobas?

Se cuenta que el célebre predicador Carlos Spurgeon visitó una granja donde le hicieron una excelente  recepción con abundancia de pasteles y dulces.

Después fueron a dar una vuelta  por el corral y viendo a los cerdos comer algarrobas, preguntó Spurgeon:

  • Pero ¿son buenas las algarrobas para que las personas las coman?

El dueño, recordando la parábola  del hijo pródigo le dijo:

  • ¡Ya lo creo!, puede usted comer cuantas quiera – mientras le alcanzaba un puñado.
  • Sin duda las aceptaría- respondió Spurgeon- si me hallara en la situación del hijo pródigo de la parábola, pero después  de los deliciosos manjares que acabamos de compartir en el comedor, ¿cómo quiere que me apetezcan algarrobas?

Spurgeon usó más adelante este incidente en su vida comparando los placeres mundanos, que dejan vacío en el corazón, al lado de las preciosas promesas de nuestro Señor Jesucristo, que satisfacen el alma.

¿Buscas algo que satisfaga tu alma?

Todos tenemos ese vacío interior que deseamos llenar. Sentimos ese anhelo de estar completos, felices, en paz.

Quizás has estado buscando en muchos lugares llenar ese vacío. Posiblemente has recurrido a alcohol, drogas o incluso has pensado que necesitas de una persona para no sentirte así.

Sin embargo, todo lo que este mundo ofrece, es pasajero. Incluso las personas muchas veces son temporales en nuestras vidas o carecen de ese poder para hacernos sentir completos.

Las promesas de Dios

Una vez que conoces a Dios, Él llena ese vacío en tu interior y te da su paz, consuelo, fortaleza y gozo.

Sus promesas satisfacen el alma; así como Jesús se lo explicó a la mujer samarintana:

—Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna

Juan 4:13,14 (NTV)

No sigas buscando satisfacer tu alma con cosas pasajeras, busca a Dios y aférrate a sus promesas que son eternas.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
3
2
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta