Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hay una porción de escritura que dice que Dios te dará los deseos de tu corazón. Pero antes dice la manera cómo nos tenemos que comportar y ser para que Él nos los otorgue. Y no es que nos ponga condiciones, pero por ser Sabio, mucho más allá de nuestro entendimiento, nos dice cómo nos debemos comportar.

Confía en el Señor y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás. Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón.

Salmos 37:3-4 (NTV).

Es sencillo, la Biblia es nuestra guía de vida y siempre aconseja hacer el bien. Tener paciencia, ser humildes, ayudar al prójimo, tener honestidad, ir con la verdad por delante, son todos valores magníficos, que, si todos los practicáramos, definitivamente el mundo sería otro.

¿Qué deseas?

Siéntate y pregúntate: ¿cuáles son los deseos de tu corazón? Analiza si son egoístas, puede que no lo sean. Pero no por ello debes sentirte enojado o frustrado porque Dios no te los haya concedido. Si pides por un mundo en paz, lamentablemente quienes generaron la guerra son quienes deben llegar a acuerdos para eso.

Evidentemente podemos orar y Dios ha suavizado muchos corazones, pero las cosas negativas que vivimos no las ha generado Dios. Son consecuencia del comportamiento humano y la solución sería precisamente inculcar valores en el hogar y las escuelas. Nos hemos descuidado.

Nos hemos vuelto muy cómodos

Hemos dejado que nos gane la comodidad porque es más fácil seguir la corriente que luchar contra ella. Tratemos de ser auténticos, dejemos las hipocresías de lado y busquemos la manera de que nuestro corazón refleje el corazón de Jesús.

Que nuestra actitud y nuestra vida lo señale a Él para que todos lo sigan. De lo contrario no te publicites diciendo que eres cristiano. Hacerlo es una gran responsabilidad. Es trabajo arduo diario para controlarnos, para detener los impulsos de nuestra carnalidad y vivir contra corriente.

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

Romanos 12:2 (NTV).

Solo pasando suficiente tiempo estudiando y disfrutando de la Biblia, lograremos amoldarnos a la voluntad de Dios. Aprenderemos a confiar más en Él y a deleitarnos en todo lo que tenga que ver con Sus enseñanzas y con Su creación. Lograremos vivir con valores y principios y marcaremos la diferencia.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
8
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta