El problema no está en el Evangelio, sino a quién amas

El problema no está en el Evangelio, sino a quién amas

Seguramente escuchaste a alguien decir que el evangelio no sirve, que la gente sigue sufriendo y que si Dios existiera no pasarían cosas malas; sin embargo, el problema no está en el evangelio, sino a quién ama la gente.

Si no se aplica, no sirve

Un día, un fabricante de jabón que era ateo iba caminando por la calle con un cristiano evangélico a quien hablaba fuertemente contra el cristianismo:

– El evangelio que usted predica – decía – ha hecho muy poco bien en el mundo, pues aún hay muchísimo sufrimiento y maldad entre los hombres; no puedo creer en su religión.

Al poco rato encontraron un niño muy sucio jugando con barro en la calle. El cristiano le llamó la atención al fabricante y le dijo:

– Su jabón ha hecho muy poco bien en el mundo, mire usted a este muchacho tan sucio. Y no creo que su jabón sea de gran utilidad en esta tierra.

– No es cierto – se apresuró a contestar el fabricante – Mi jabón es muy bueno, eso se ha comprobado, pero que hace falta aplicarlo.

Precisamente este es el caso del Evangelio, que es poder de Dios para dar salvación y renovación de vida cuando es aplicado a las vidas de los hombres, pero hay muchísimos que no saben nada de su eficacia porque no lo han probado.

Amando más las tinieblas que la luz

Mucha gente cuestiona a Dios por todas las cosas malas que pasan, lo culpan de los problemas de la humanidad y de toda catástrofe que ocurra.

Sin embargo, olvidan el libre albedrio y las decisiones que cada uno toma. Pareciera que es más fácil vivir de acuerdo a sus impulsos y deseos que haciendo la voluntad de Dios y llevando una vida recta; pero olvidan que todos nuestros actos tienen consecuencias.

En el evangelio de  Juan dice:

Esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas.

Juan 3:19 (NTV)

El problema está en quién amas, no en el evangelio

Si decides amar la oscuridad y vivir de acuerdo a tus deseos, no puedes quejarte del estado del mundo. Si rechazas la luz, no puedes pretender que todo te salga bien ni que el mundo sea un lugar mejor.

Empieza a vivir en la luz, muestra al mundo que el evangelio es vida y que puede transformar la oscuridad en luz, llevar vida y salvación a quien lo necesite.

Recuerda que el problema no es lo que Jesús nos enseñó, sino en quién pones tu amor; si no amas la luz, entonces nada cambiará.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Eres un cristiano anfibio?

Existen muchos cristianos que se sienten bien leyendo la Biblia pero también haciendo cosas que los alejan de la santidad, esos son cristianos anfibios.

Batallas ganadas

Si Dios está de tu parte, es tu respaldo y tu fuerza, tienes garantizada la victoria en todas las batallas, así que no temas, confía en el Señor.

Las aflicciones no son eternas

Aunque las aflicciones parecen no tener fin, tenemos la esperanza en Dios que lo mejor está por venir.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario