Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Seguramente escuchaste a alguien decir que el evangelio no sirve, que la gente sigue sufriendo y que si Dios existiera no pasarían cosas malas; sin embargo, el problema no está en el evangelio, sino a quién ama la gente.

Si no se aplica, no sirve

Un día, un fabricante de jabón que era ateo iba caminando por la calle con un cristiano evangélico a quien hablaba fuertemente contra el cristianismo:

– El evangelio que usted predica – decía – ha hecho muy poco bien en el mundo, pues aún hay muchísimo sufrimiento y maldad entre los hombres; no puedo creer en su religión.

Al poco rato encontraron un niño muy sucio jugando con barro en la calle. El cristiano le llamó la atención al fabricante y le dijo:

– Su jabón ha hecho muy poco bien en el mundo, mire usted a este muchacho tan sucio. Y no creo que su jabón sea de gran utilidad en esta tierra.

– No es cierto – se apresuró a contestar el fabricante – Mi jabón es muy bueno, eso se ha comprobado, pero que hace falta aplicarlo.

Precisamente este es el caso del Evangelio, que es poder de Dios para dar salvación y renovación de vida cuando es aplicado a las vidas de los hombres, pero hay muchísimos que no saben nada de su eficacia porque no lo han probado.

Amando más las tinieblas que la luz

Mucha gente cuestiona a Dios por todas las cosas malas que pasan, lo culpan de los problemas de la humanidad y de toda catástrofe que ocurra.

Sin embargo, olvidan el libre albedrio y las decisiones que cada uno toma. Pareciera que es más fácil vivir de acuerdo a sus impulsos y deseos que haciendo la voluntad de Dios y llevando una vida recta; pero olvidan que todos nuestros actos tienen consecuencias.

En el evangelio de  Juan dice:

Esta condenación se basa en el siguiente hecho: la luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas.

Juan 3:19 (NTV)

El problema está en quién amas, no en el evangelio

Si decides amar la oscuridad y vivir de acuerdo a tus deseos, no puedes quejarte del estado del mundo. Si rechazas la luz, no puedes pretender que todo te salga bien ni que el mundo sea un lugar mejor.

Empieza a vivir en la luz, muestra al mundo que el evangelio es vida y que puede transformar la oscuridad en luz, llevar vida y salvación a quien lo necesite.

Recuerda que el problema no es lo que Jesús nos enseñó, sino en quién pones tu amor; si no amas la luz, entonces nada cambiará.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

8
4
1
0
0
0
Already reacted for this post.