El último sonido que un creyente escuchará antes de encontrarse con Jesús

El último sonido que un creyente escuchará antes de encontrarse con Jesús

El último sonido que los creyentes escuchemos en esta tierra será el de una trompeta. El momento en el que escuchemos el sonido cambiará la historia de nuestras vidas.

Permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos, también seremos transformados. Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales.

1 Corintios 15:51-53 (NTV)

El apóstol Pablo muestra cuán breve será el momento en que los creyentes partiremos de este mundo. Sin duda alguna, serán milésimas de segundos en los que ocurrirán dos cosas. La primera, los que hayan muerto en Cristo resucitarán. La segunda, los que estén vivos serán transformados en cuerpos inmortales.

Un sonido esperado

En los campamentos militares la trompeta se usa para reunir a los soldados y dar instrucciones. Cuando un soldado escucha el sonido de la trompeta, deja de hacer lo que está haciendo y va a la formación de la compañía.

La trompeta final de la que habla Pablo describe la “reunión de los creyentes y ordenes de marcha” en el arrebatamiento. Este será un tiempo breve donde todos los creyentes serán removidos de la tierra al ser raptados para encontrarse con Jesús en el aire.

¿Estás listo para escuchar el último sonido?

No todos escucharán el sonido de la trompeta final, pero sí aquellos que han decidido seguir a Cristo y vivir conforme a la voluntad del Padre que está en los cielos.

Jesús hace una declaración hermosa sobre sus seguidores y asegura que no dejará que nadie los arrebate de sus manos.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Juan 10:27-28 (RVR 1960)

No sabes que estarás haciendo cuando suene el sonido de la trompeta final, pero la pregunta es: ¿Estás preparado y listo para escucharla?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Como niños, con humildad y sencillez

Con resultados duraderos para la eternidad

Puedes hacer muchas cosas buenas por los demás, pero nada se comparará con darles la oportunidad de tener la vida eterna.

Nada nos puede separar

Saber que nada nos puede separar del amor de Dios nos debe dar una gran seguridad y confianza y también nos debe motivar a cumplir la gran Comisión.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario