Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

…he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:11-13 (RVR 1960).

A pesar de que Pablo era un gran siervo de Dios, manifiesta «he aprendido a contentarme». Él no estuvo exento de situaciones complicadas como la escasez, el hambre y otros; pero, aún en necesidad, estaba contento en el lugar donde se encontraba, incluso en su prisión en Roma.

¿Yo he aprendido a contentarme?

Pablo tuvo que aprender a estar contento en cada situación complicada que le tocaba enfrentar, su contentamiento no sólo era teórico sino práctico, porque vivió situaciones difíciles.

Son pocos aquellos que son llamados ministros u hombres cristianos los cuales han aprendido esta importante lección. Cuando la necesidad o la aflicción llega, sus reclamos son fuertes y frecuentes; y muy pronto llegan al fin de su paciencia.

Clarke

La mayoría prefiere reclamar a Dios, viviendo en lamentos por su situación, nos enfocamos tanto en las cosas que quisiéramos alcanzar, nos torturamos pensando en lo que deberíamos ser o conseguir, que nos olvidamos de lo que tenemos en el presente. El Señor desea que vivas bien, contento en el lugar que te encuentras ahora y con lo que Él te ha dado. La pregunta es ¿he aprendido a contentarme?

Decido ser agradecido

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:13 (RVR 1960).

El versículo en su contexto refiere a la habilidad de Pablo de estar contento en todas las cosas que le tocaba enfrentar, para ello, necesitaba la fuerza de Cristo Jesús. Solamente con el Señor podremos ser fuertes y agradecidos en la situación que vivimos este momento.

Te animo a dejar de quejarte y lamentarte por el pasado o futuro, por lo que no conseguiste o lo que deberías ser. Este día podemos agradecer a Dios con estas palabras: «Señor gracias por lo que soy, gracias por lo que tengo, gracias por lo que recibo, gracias por bendecirme todos los días, con mucho más de lo que merezco».


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
7
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta