¿Eres sensible al dolor o a la necesidad de otros?

¿Eres sensible al dolor o a la necesidad de otros?

¿Tienes un corazón sensible al dolor de otros? Todos enfrentamos momentos de sufrimiento o necesidad, épocas dónde la situación se torna oscura.

Si bien podemos manejar algunos sufrimiento solos, existen situaciones difíciles en las que necesitaremos el apoyo de los demás; así mismo, los que nos rodean necesitarán de nosotros. En esta ocasión aprenderemos a ayudar cómo Jesús.

Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio. Entonces le encargó rigurosamente, y le despidió luego, y le dijo: Mira, no digas a nadie nada, sino ve, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para testimonio a ellos.

Marcos 1:40-44 (RVR 1960)

Jesús fue sensible al dolor del leproso

Se presentó a Jesús un hombre que había sufrido mucho, tenía el cuerpo lleno de lepra porque su enfermedad estaba sumamente avanzada y el Señor, movido a misericordia, se acercó y lo tocó para sanarle.

La compasión nos mueve a actuar por alguien que está sufriendo. Jesús sanó de muchas maneras diferentes, incluso con solo una palabra o pensamiento; en este caso eligió sanar con un toque.

Solamente Cristo fue sensible al dolor del leproso por lo que hizo algo diferente a los demás, prefirió mostrarle afecto y tocarlo.

Una ayuda completa

La historia nos enseña que los leprosos eran rechazados, considerados inmundos, y por tanto no tenían lugar en la sociedad.

Entonces, el Señor Jesús sabía que este hombre no solo necesitaba ser sanado, sino incorporado nuevamente a su vida social; por esta razón lo envió ante el sacerdote, quien tenía la autoridad en ese tiempo de presentarle delante de todos como un individuo sano y aceptado.

Según esta historia, ¿cómo debería ser la ayuda de un hijo de Dios? No es suficiente decir «que te vaya bien», a veces es necesario involucrarse en el problema como Jesús, ser sensible al dolor del otro y actuar. Recordemos que el Señor no solo se limitó a limpiarlo, sino que fue más allá.

Si conoces a alguien que enfrenta algún sufrimiento no te conformes con darle palabras de aliento, te animo a ser sensible al dolor y dar lo mejor de ti; a enfocarte en que tu ayuda cubra completamente su necesidad, ¡sigue los pasos de Cristo!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

No pierdas tu tiempo para ganar dinero

En ocasiones olvidamos el orden de nuestras prioridades y escogemos perder el tiempo para ganar dinero, ¿te ha pasado?

¿Sabes qué pedir?

Cuando oras, ¿sabes qué pedir? ¿sabes qué te conviene? A veces no recibimos la respuesta que esperamos porque no pedimos sabiamente.

Con sabiduría de Dios

Mantengámonos en constante acercamiento con Dios para poder reflejarlo y poder vivir sabiamente, esa es la única manera en que lograremos tener una vida plena.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario