Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Todos queremos ser bendecidos, pero a veces hacemos cosas que alejan las bendiciones de Dios de nuestra vida. A veces amamos más las cosas malas e ignoramos lo bueno. Y con nuestras acciones alejamos la bendición de Dios.

Amó la maldición, y esta le sobrevino; Y no quiso la bendición, y ella se alejó de él.

Salmos 109:17 (RVR1960)

Dios está dispuesto a bendecirnos

Si queremos la bendición de Dios es importante realizar estas dos cosas en nuestro diario vivir.

1. Hay que obedecer

Si obedeces al Señor tu Dios en todo y cumples cuidadosamente sus mandatos que te entrego hoy, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las demás naciones del mundo.  Si obedeces al Señor tu Dios, recibirás las siguientes bendiciones:

Deuteronomio 28:1-2 (NTV)

El que quiere la bendición de Dios debe obedecer, no solo escuchar la palabra sino poner en práctica lo que el Señor nos pide.

Abraham era bendecido porque era obediente. En una oportunidad, Dios le pidió la vida de su hijo y aunque no era fácil, obedeció a la voz de Dios. Por su fidelidad y obediencia le bendijo en abundancia.

El Señor dice: Ya que me has obedecido y no me has negado ni siquiera a tu hijo, tu único hijo, juro por mi nombre que ciertamente te bendeciré. Multiplicaré tu descendencia hasta que sea incontable, como las estrellas del cielo y la arena a la orilla del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos; y mediante tu descendencia, todas las naciones de la tierra serán bendecidas. Todo eso, porque me has obedecido.

Génesis 22:16-18 (NTVT)

A veces el Señor va a probar nuestra fe y nuestra obediencia pidiéndonos cosas que más amamos en este mundo. Pero si queremos ser bendecido debemos obedecer.

2. Debemos buscar a Dios

Grandes son las obras de Jehová, Buscadas de todos los que las quieren.

Salmos 111:2 (RVR 1960)

Si queremos ver las obras de Dios en nuestra vida debemos buscarlo porque sus obras solo verán aquellos que lo buscan.

El rey Salomón amaba al Señor y seguía todos sus mandamientos. Lo buscaba personalmente y ofrecía sacrificios en los lugares de culto. Uno de esos lugares, el más importante se encontraba lejos, pero, aun así, el rey iba y hacia sus ofrendas. (1 Reyes 3)

Salomón buscó primero a Dios sobre todas las cosas y las bendiciones vinieron sobre él. Aún cosas que no había pedido le fueron dados.

¡te concederé lo que me has pedido! Te daré un corazón sabio y comprensivo, como nadie nunca ha tenido ni jamás tendrá.  Además, te daré lo que no me pediste: riquezas y fama. Ningún otro rey del mundo se comparará a ti por el resto de tu vida.

1 Reyes 3:12-13 (NTV)

Busquemos primero a Dios y todo lo demás vendrá por añadidura. Así como el rey Salomón recibió por buscar al Señor, también nosotros recibiremos de Dios. Pero busquémoslo.

Por lo tanto, si queremos ser bendecidos este día y los que vienen. Hay que obedecer la Biblia y buscar a Dios todos los días.

¿Estás obedeciendo a Dios?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
8
3
2
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta