Nada nos puede separar
Nada nos puede separar

Nada nos puede separar

¿No te parece extraordinario y alentador el saber que nada nos puede separar del amor de Dios? Para mí eso es un privilegio que nos da seguridad y confianza, sin importar las circunstancias por las que podamos pasar. 

Nosotros mismos no podemos separarnos de ese gran amor que nos demostró al hacerse humano y entregar Su vida para darnos la eternidad. Dio Su vida para que nosotros pudiéramos vivir la eternidad a Su lado. Así de tanto nos ama Dios.

Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios.  Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Romanos 8:38-39 (NTV) 

Tenemos un gran deber que no es opción

Por tanto, Él nos llamó a cumplir con Su Gran Comisión, que es la de compartir esa esperanza maravillosa. Una eternidad a Su lado en un lugar sin dolor, enfermedades o lágrimas. Y no es una opción. Es algo que debe apasionarnos hacer. 

Nos debemos poner la meta de hablar sobre Jesús a alguien al menos una vez por día. Y jamás dejar de agradecerle a nuestro Dios todo lo que nos da a diario. Abrir los ojos, poder respirar, tener agua corriente, un techo sobre nuestra cabeza y comida en la despensa. 

Dios nos dio la vida. Somos Su creación preciada y no nos soltará mientras tengamos el deseo de estar con Él. Una vez que lo hemos llamado a vivir en nuestro corazón, nos acompaña el resto de nuestros días y nos debe gustar complacerlo. 

Seamos apasionados por Cristo, seamos sus grandes fans. Hablemos de Él a todos. No lo tenemos que imponer, pero dejar saber es nuestro deber. Él no ha regresado aún porque quisiera que todos fuéramos salvos. Sembremos las semillas en las personas y oremos por ella, para que el Espíritu Santo haga Su labor. 

Porque no debemos olvidar nunca que, aunque hablemos de Dios a la gente, quien los hace tomar la decisión de creer y recibir a Jesús es Él. El Espíritu Santo que puede hacer a la gente cambiar. Por tanto, no dejes de sembrar semillas. Es nuestra obligación. 

Oración del día

Padre Santo, vengo una vez más ante Ti, primero a darte gracias por todas tus bondades mi Dios. Gracias por mi vida, bendíceme Señor. Eres un Dios maravilloso, único, vivo y activo y tenemos el privilegio de poder conversar contigo a través de la oración. Gracias por todo lo que has hecho por mí y ayúdame a cumplir con Tu Gran Comisión. Esa sencilla tarea que nos dejaste y que debe ser obligación para nosotros que te amamos. Gracias por tu amor y provisiones. Bendícenos mi Dios, en el nombre de Cristo, Jesús, amén. 

Aplicación

¿Piensas que evangelizar, es decir, compartir el Evangelio, la verdad sobre Jesús, es opcional u obligatorio? ¿Cómo estás realizando esta tarea?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Nadie hará tu parte

La prédica no termina en la reunión donde se la hace, ni es responsabilidad de sólo una persona, requiere que todos hagamos nuestra parte para que esté completa.

No te desgastes discutiendo

A veces podemos enfrascarnos en discusiones que solamente lastiman y no llevan a nada, por eso, no te desgastes discutiendo, actúa sabiamente.

No hay que hacer cita previa

Sabiendo que Dios siempre está presente, recuerda que no tienes que hacer cita con Él para hablarle porque siempre estará disponible para ti.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

1

Deja un comentario