Nuestro mejor consuelo proviene de Dios

Nuestro mejor consuelo proviene de Dios

Para algunos el consuelo es tener todo marchando bien en la vida; eso les hace sentir bien, tener todo lo que desean, buena salud y lo que requieren para cubrir sus gastos. Para otros, el consuelo es tener una voluntad a prueba de todo y lograr recibir los problemas con buena cara.

No busques consuelo en caminos errados

Muchos están buscando por caminos errados el consuelo de no sentir el dolor o la preocupación, recurriendo a bebidas alcohólicas y otras drogas. Queriendo escapar de la realidad o entumecer sus sentimientos y su cuerpo se van a problemas peores.

Por eso, nuestro mejor consuelo proviene de Dios. Cuando sentimos que todo está fuera de orden, Él nos ayuda a ponerle orden. Tener a Dios en la ecuación, tenerlo en nuestra vida lo cambia todo. Y no significa que no vamos a tener problemas, quiere decir que no los dejaremos afectarnos de esa manera.

El Señor volverá a consolar a Israel y tendrá piedad de sus ruinas. Su desierto florecerá como el Edén, sus lugares desolados como el huerto del Señor. Allí se encontrarán gozo y alegría; los cantos de gratitud llenarán el aire.

Isaías 51:3 (NTV).

Con Dios en nuestra vida, todo cambia para bien

Cuando conocemos de Dios y lo hacemos parte de nuestra rutina diaria y lo incluimos en nuestra vida, en nuestras decisiones y le consultamos todo, las cosas marchan mejor. Para comenzar, sentimos Su maravillosa e inigualable paz. Sentiremos ese gozo y alegría de la que habla la porción de Escritura anterior.

Aferrados a las promesas de Dios podemos ir por la vida sintiéndonos consolados, sin importar las circunstancias. La vida y sus situaciones nos dicen una cosa, pero Dios y Sus promesas nos dicen otra. Por tanto, meditemos siempre en Su Palabra y aferrémonos a esas maravillosas promesas.

Recuerda la promesa que me hiciste; es mi única esperanza. Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades.

Salmos 119:49-50

Dios te ama, Él quiere bien para ti, Dios está contigo si lo llamas, el Señor interviene en tu vida si se lo pides. Es un Dios maravilloso que no se impone y nos ayuda cuando lo necesitamos.

No decaigas ni sientas desconsuelo, Dios te conoce y sabe lo que sientes. Hazlo parte de tu rutina y de tu vida.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Confía, recibirás fuerza para soportar

Si Dios no quita la carga que llevas, ten por seguro que encontrarás alivio al confiar en Él, porque te dará la fuerza para soportar y mostrará su fuerza en ti.

Un amor que no tiene medida

Nunca nadie nos amará como Dios lo hace. Su amor inigualable y sin medida resulta incomprensible para nuestra mente humana, pero ¡es real!

Cuando se es, no hace falta probarlo

El magnetismo, carisma y gentileza de Jesús tienen que haber sido notorios y al igual que su manera sencilla de vivir, porque cuando se es, no es necesario probar nada.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario