Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

¿Por qué lloras? Podemos sentir dolor por las situaciones difíciles que enfrentamos en el camino; pero en esta oportunidad quisiera referirme a un sufrimiento en específico, aquel que nos trae sentimientos de derrota porque no superamos una debilidad, cuando la tristeza inunda nuestra vida por volverle a fallar a Dios a pesar de muchas promesas.

Si tus lágrimas caen que sea por agradar al Señor, ¿Por qué lloras?

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

Mateo 5:4 (RVR 1960)

Este pasaje se refiere a aquellos cristianos que tienen un pesar o sufrimiento porque tienen muchas falencias delante del Señor. Lloran por sus debilidades y se sienten mal por continuar con la misma lucha; es un lamento donde claman: “quisiera ser mejor, ser más santo, cambiar mi vida” Derraman lágrimas al sentirse lejos de parecerse a Jesús. A ellos, Dios los llama felices y dichosos.

Un día dejarás de llorar

Por otro lado, no debemos pasar por alto la parte final del versículo que menciona: “porque ellos recibirán consolación”

En el libro de Lucas 6:21 (RVR 1960) dice: “Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis”. Esto se refiere al presente, “aquí y ahora”; actualmente estamos llorando, pero no será para siempre, un día vamos a vencer y superar nuestras debilidades. La promesa es: “los que lloran, después reirán”; llegará el momento en que veremos nuestra recompensa.

Dios conoce tus batallas y el deseo que tienes en tu corazón de agradarle, Él observa tu esfuerzo.

Entendemos que esta lucha te produce tristeza, te hace llorar, pero como aprendimos en estos pasajes, el Señor valora mucho a esas personas que reconocen su necesidad espiritual y que, en su tiempo disfrutarán de un gran gozo.

En esta oportunidad, quiero animarte a aferrarte a estas palabras con todo tu corazón. Sé que pones mucho esfuerzo en querer agradar a Dios, pero es primordial que no te desanimes, verás que un día recibirás toda la recompensa de tu sacrificio; tus lágrimas y sufrimiento no serán en vano. Espero que este devocional sea de mucha bendición en tu vida, así como lo fue para mí.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
5
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta