Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Quizás, como seres humanos, vivimos afanados en ganar reconocimiento, pero ¿Qué valor tiene la gloria de esta vida?

El templo de Diana

La antigua ciudad de Éfeso era una de las más famosas en todo el mundo durante el primer siglo. Su templo de Diana era una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Cuando el apóstol Pablo visitó Éfeso, la ciudad se enorgullecía de poseer grandes  teatros, amplias avenidas, inmensos gimnasios y baños.

Pero estas glorias se han desvanecido hace mucho y hoy sólo significan algo vivo para la pala del arqueólogo.

El templo de Diana es, de todas las maravillas de Éfeso, la que más se ha marchitado. Todo lo que queda del templo son algunas columnas.

Con respecto a este templo, un antiguo escritor dijo: “He visto los jardines colgantes de Babilonia, el Coloso de Rodas, las inmensas pirámides, el mausoleo, pero cuando mis ojos contemplaron el templo de Diana, en Éfeso todas las otras maravillas perdieron su esplendor”

¿Qué valor tiene la gloria de esta vida?

Si ese escritor viera hoy el templo de Diana, ¿qué diría? Quizás coincidiría con el apóstol  Juan cuando dijo:

y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea; pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.

1 Juan 2:17 (NTV)

Tal vez, en el fondo,  todos somos conscientes de lo pasajera que es esta vida, pero aun así nos aferramos a los títulos, los reconocimientos y las glorias que podamos tener; aunque sean efímeras.

No está mal superarse

Siempre debemos querer superarnos y ser mejores, no hay duda de eso. Sin embargo, el buscar sólo la gloria y reconocimiento de los hombres, no dará ningún fruto que perdure en el tiempo.

Hacer la voluntad de Dios, quizás no nos dé un reconocimiento humano ni muchos aplausos aquí en la tierra, pero sin duda alguna, sus frutos no van a perecer, tienen valor de eternidad y el reconocimiento más grande que podamos anhelar: el de Dios.

Si hasta hoy sólo has estado tratando de agradar a los hombres y de que te reconozcan, sin tener en cuenta a Dios, te pregunto nuevamente, ¿qué valor tiene la gloria de esta vida?

Empieza a buscar la voluntad de Dios y a vivir de acuerdo a sus mandamientos para que todo aquello que hagas no sea sólo pasajero y cumplas tu propósito.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
3
1
0
0
2
Already reacted for this post.

Deja una respuesta