Sabes qué pedir
¿Sabes qué pedir?

¿Sabes qué pedir?

Muchas veces pedimos de acuerdo a nuestros planes, a lo que pensamos que es mejor para nosotros, sin consultar con Dios acerca de su voluntad para nuestra vida y desconociendo lo que nos conviene.

Cuando lo que pedimos no es lo que nos conviene

El pastor William Hendrikson ilustraba el ministerio del Espíritu Santo citando a otro pastor que conocía mucho y dijo en su funeral:

  • Quizás algunos de ustedes están en el peligro de caer en la conclusión de que nuestro Padre Celestial no ha oído sus oraciones. Él sí que las escucha, pero en este caso puede ser que haya habido dos oraciones que se han opuesto entre sí.

Ustedes estaban orando: ¡Oh Dios, protege su vida porque lo necesitamos muchísimo!; pero la oración más eficaz a favor de ustedes era la del Espíritu Santo que decía: Tómalo, porque esta congregación está apoyándose demasiado en él y no en Ti.

Es probable que te preguntes por qué Dios no ha respondido a tus oraciones de la manera que quieres y, probablemente, se deba a que lo que pides no es lo que más te conviene y por lo tanto, no está dentro de Su voluntad.

Cuando oras, ¿sabes qué pedir?

A todos nos ha pasado alguna vez  que le pedimos a Dios cosas que quizás solamente son para satisfacer caprichos y gustos y no tanto así una necesidad como tal.

Y no está mal pedirle también esas cosas a Dios porque Él es nuestro Padre; sin embargo, no nos dará nada solamente por un capricho, sino que Él ve más allá y sabe si aquello que le pedimos va a ser de bendición o nos traerá dolor más adelante.

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites

Santiago 4:3 (RVR1960)

Lo bueno es que no estamos solos y tenemos a alguien que intercede por nosotros y sabe lo que nos conviene.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Romanos 8:26 (RVR1960)

Por eso, cuando veas que una oración parece no ser contestada, recuerda que Dios sí te escucha, pero Él sabe qué es lo mejor para tu vida; no te enojes y agradece.

Oración del día

Padre amado, gracias porque tú sabes qué es mejor para mi vida, gracias porque lejos de hacer mi voluntad, tú me proteges y haces lo que es mejor para mí. Te pido que me des la sabiduría para poder distinguir lo que es bueno para mi vida, para saber qué pedirte y que siempre tenga un corazón agradecido aun cuando las cosas no son como yo quiero porque sé que tú siempre quieres lo mejor para mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿En qué oportunidad Dios no respondió de la manera que esperabas pero después viste que fue lo mejor para ti?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Nadie hará tu parte

La prédica no termina en la reunión donde se la hace, ni es responsabilidad de sólo una persona, requiere que todos hagamos nuestra parte para que esté completa.

No te desgastes discutiendo

A veces podemos enfrascarnos en discusiones que solamente lastiman y no llevan a nada, por eso, no te desgastes discutiendo, actúa sabiamente.

No hay que hacer cita previa

Sabiendo que Dios siempre está presente, recuerda que no tienes que hacer cita con Él para hablarle porque siempre estará disponible para ti.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

7

Deja un comentario