Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Recuerdo que antes de conocer la verdad de Jesús, yo solía creer en Él, pero para mí, venía siendo un Dios cuyo pueblo era Israel, los judíos. Era como un Dios lejano, al que yo acudía en casos de emergencia. Lo más lindo, es que siempre estaba ahí para mí y me ayudaba.

Sin embargo, una vez que lo entendemos, que somos Su pueblo, que nos eligió y pertenecemos a Él, deseamos servirle. Nos incita a querer hablarle todo el tiempo. Consultar cada decisión con Él y tener una relación estrecha, pues sabemos que eso es lo que Él más desea.

Un amor incomparable

Pero ustedes no son así porque son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa, posesión exclusiva de Dios. Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa.

1 Pedro 2:9 (NTV).

Teniendo eso en cuenta, no dejo de decirle a todos, que Dios es Dios de todos y Su amor es igual por cada ser humano. Nos ama, aun siendo pecadores. Nos ama con nuestras virtudes y defectos. Nos ama de una manera inigualable y nos perdona así mismo cuando nos arrepentimos.

La única razón por la que aún no ha regresado Jesús es porque nos ama tanto que está dando chance a que más personas sean salvas, a que más personas se arrepientan y lo busquen. Por eso necesitamos hablarles a todos sobre la esperanza de la eternidad.

Pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra.

2 Crónicas 7:14 (NTV).

Pueblo elegido mostrando agradecimiento total

Siendo pueblo elegido por el Creador maravilloso de todas las galaxias y todo lo que existe, debemos rendirnos a Él. Mostrarle nuestro amor, teniendo esa relación cada vez más estrecha. No pasar un día sin tomar tiempo para conectarnos con ese Dios grandioso.

Agradecerle primordialmente por todo lo que nos da a diario, agradecerle por la vida, la familia y todo lo que tenemos. Consultarle todo antes de tomar las decisiones y hacer los planes y contarle de nuestros temores, de nuestras dudas y nuestros anhelos. Eso es tener una relación con Dios.

Este es mi mandamiento: ámense unos a otros de la misma manera en que yo los he amado. No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. 

Juan 15:12-14 (NTV).

Nos ha dicho que somos Sus amigos. Para serlo, tenemos que darle de nuestro tiempo, haberlo invitado a vivir en nuestro corazón y respetarlo, haciendo lo que nos ha enseñado. Somos Sus amigos si hacemos lo que Él nos ha indicado. Por eso, nos acercamos más a Él leyendo Su Palabra, la Biblia. No dejes de hacerlo.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

25
52
35
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta