Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

A veces enfrentamos tantos problemas que se vuelven en una carga pesada que nos desespera y nos causa frustración porque se han convertido en una especie de bola de nieve que lejos de deshacerse parece crecer cada día.

Para comenzar a resolver estos conflictos, es esencial comprender que no resolverás «tantos problemas» de inmediato; debes ir paso a paso y comenzar a actuar. Recuerda que a veces perdemos mucho tiempo pensando en todo y al final no resolvemos nada, llegó la hora de cambiar tu situación y quisiera ayudarte a empezar.

El primer paso para resolver «tantos problemas»

Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

Jeremías 2:13 (RVR 1960)

El primer mal que cometemos es apartarnos de Dios, por tanto, es el primer paso para resolver los problemas. La Biblia dice que el pueblo de Israel se alejó del Señor y dejó de alimentarse de la fuente de vida; empezaron a pelear con sus fuerzas, buscando soluciones en otros lados, pero solamente cavaban cisternas que ni siquiera retenían agua, ¡qué triste!

Lamentablemente sucede lo mismo con muchos hijos de Dios, primero dejan al Señor, su fuente de vida, y luego tratan de saciar su sed espiritual con diferentes cosas que nunca sacian; en vano es el esfuerzo, sudor de la frente, el trabajo o tantas preocupaciones, porque la necesidad continuará presente.

La solución está a tu alcance

Es posible que este sea tu primer problema para resolver de tantos problemas que tienes, has concentrado todas tus fuerzas en otras cosas y te has apartado de Dios, hasta llegar a un punto donde no puedes más.

Si fuera tu caso, puedo asegurarte que Dios está esperándote. La Biblia nos muestra a un Padre que siempre extiende su mano para ayudarnos, nos dice «vengan», «llámenme», «búsquenme», «acérquense».

Recuerda que necesitas descansar, te animo a correr a Él y dejar de luchar con tus propias fuerzas. Acércate al Señor y después Él te ayudará a resolver los problemas uno por uno.

Si diste el primer paso ¡comencemos con el resto! Haz una lista enumerada de todos tus problemas y posteriormente pon a lado de cada uno la forma en que podrías trabajar en solucionar el conflicto; te ayudará a actuar y desenvolver ese enredo gigante que has formado en mente.

Recuerda que el primer problema a resolver debe ser tu relación con Dios, sin su ayuda será imposible salir adelante.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

7
5
1
1
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta