Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hay historias que nunca dejarán de recordarse. Cómo la historia del rey David cuando mató a Goliat. Algunas versiones de la Biblia titulan a esta historia como: “David, héroe nacional”, “David acepta el desafío”, “David derrota a Goliat” o “Victoria de David y del pueblo”.

Probablemente no estaríamos recordando esta historia si este joven no hubiese tenido la valentía y la fe que lo llevaron a ser un gran rey,  y quien,  con el paso del tiempo, se fue convirtiendo en un personaje recordado de generación en generación.

Es importante hablar del valor y la confianza que tuvo David para esa victoria. Él no fue un soldado preparado para pelear con espada o estar en grandes batallas, ni siquiera tenía la fuerza suficiente como para soportar la armadura que usaban los soldados de aquel tiempo, es más, nadie  creía que podía derrotar al gigante Goliat.

Sin embargo, nunca tuvo miedo ni dejó que la amenaza del enemigo lo paralizara como a los demás. Desde que llegó al lugar de batalla, fue a preguntar sobre la persona que intimidaba constantemente e insistió en ir a enfrentarlo. Cuando lo hizo, no fue con espada o la preparación de un guerrero, simplemente fue confiando en Dios y la habilidad que tenía.

Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos.

1 Samuel 17:45-47 (RVR1960).

Esta hermosa historia no estaría escrita en la Biblia si David no habría confiado en Dios y hubiera dejado que el problema y el miedo lo dominen.

Así como David, tú también puedes escribir historias impresionantes y ser recordado por tu valentía, porque igualmente eres hijo de Dios. Sólo debes confiar en Él y tener fe de que vencerás todos los gigantes que se levanten contra ti. Asimismo, puedes llegar a ser un personaje importante en tu país si sabes aprovechar las oportunidades y no te dejas vencer por el temor.

Si bien estás enfrentado un problema, recuerda que eres hijo del Dios viviente. Hoy conquistarás ese problema y sabrás que el Señor rescata a sus hijos. Esa batalla es del Señor y te entregará la victoria en tus manos.  

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.

Jeremías 17:7 (RVR1960)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

10
2
0
1
1
1
Already reacted for this post.

Deja una respuesta