Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Cuando estamos enamorados de alguien es notorio por algunas características singulares como, por ejemplo,  sonreír al ver a esa persona especial, queremos saber constantemente dónde y cómo se encuentra; ocurre algo especial en nuestro interior porque estar a su lado nos trae felicidad, ¿te ha pasado?

Encontré mi nuevo amor

Muchos relatan lindas historias de amor con personas, pero me gustaría enfatizar una historia de amor real con Dios.

Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

1 Juan 4:19 (RVR 1960)

Una mujer había sido diagnosticada de cáncer, los profesionales le dijeron que tenía poco tiempo de vida, buscó ayuda en brujos, gitanos y otros, pero no tuvo resultados. Sin embargo, cuando estaba rendida, alguien la invitó a una iglesia y ella fue como su último recurso; ahí conoció el amor.

Se enamoró de Dios e iba a orar todas las mañanas y estudiaba la Biblia todos los días, no volvió al hospital, por lo que no sabemos exactamente qué sucedió con su enfermedad, pero vivió muchos años más y sin dolor.

Me dio una razón para amar

Si tuviste un encuentro con el Señor, te identificarás con el gran amor que recibió esta mujer, por lo que no podrás dejar de darle gracias.

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.

Efesios 2:4-6 (RVR 1960)

A pesar de los pecados que cometimos, errores o debilidades, el Señor nos demostró su amor. No merecíamos nada de Él porque estábamos perdidos, pero Dios quiso darnos libertad y bendición.

Mi relación con Dios es una historia de amor

Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias.

Salmos 103:2-4 (RVR 1960)

¿El Señor perdonó tus pecados? ¿Te dio sanidad? ¿Te rescató del hoyo? ¿Tuvo misericordia de ti a pesar de que no merecías nada?

En lo personal tengo muchas cosas por las cuales darle gracias a Dios y si tienes este mismo sentir, te animo a cantarle una hermosa composición que siempre quebranta mi corazón, de Roberto Orellana “Yo tengo un nuevo amor”.

Por otro lado, si aún no conociste este gran amor, te animo a escribirnos, con gusto quisiéramos apoyarte.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

9
5
1
0
0
0
Already reacted for this post.