Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Las enfermedades pueden generar miedos y preocupaciones. Incluso pueden hacernos dudar de nuestra fe y pensar que todo está perdido. Pero para eso tenemos la Biblia, para recordarnos que Dios está con nosotros todas las circunstancias que nos toca vivir y que, a pesar de los problemas, Su esperanza no nos deja.

Ten en cuenta estos versículos bíblicos para tener esperanza en medio de la enfermedad

No te inclinarás ante sus dioses, ni los servirás, ni harás lo que ellos hacen. Al contrario, los destruirás por completo y harás pedazos todas sus estatuas. Pero me servirán a mí, el Señor su Dios, y yo bendeciré tu pan y tus aguas, y quitaré de en medio de ti toda enfermedad.

Éxodo 23:24-25 (RVC)

Sean fuertes y valientes, pues Dios peleará por ustedes; no tengan miedo de esos países, porque Dios no los abandonará.

Deuteronomio 31:6 (TLA)

La persona íntegra enfrenta muchas dificultades, pero el Señor llega al rescate en cada ocasión.

Salmos 34:19 (NTV)

Dios dio la orden y los sanó, los libró de la muerte. Den gracias al Señor por su fiel amor, y porque él hace hasta lo imposible a favor de los seres humanos.

Salmos 107:20-21 (PDT)

El Señor devuelve la vista a los ciegos; el Señor levanta a los caídos; el Señor ama a los hombres honrados.

Salmos 146:8 (DHH)

No hay mejor medicina que tener pensamientos alegres. Cuando se pierde el ánimo, todo el cuerpo se enferma.

Proverbios 17:22 (TLA)

Señor, tu disciplina es buena, porque lleva a la vida y a la salud. ¡Tú restauras mi salud y me permites vivir! Sí, esta angustia ha sido buena para mí, porque me has rescatado de la muerte y has perdonado todos mis pecados.

Isaías 38:16-17 (NTV)

No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios. Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré; siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha.

Isaías 41:10 (RVC)

Oh Señor, si me sanas, seré verdaderamente sano; si me salvas, seré verdaderamente salvo. ¡Mis alabanzas son solo para ti!

Jeremías 17:14 (NTV)

He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

Jeremías 33:6 (RVR1960)

Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar. Obedezcan mis mandamientos y aprendan de mí, pues yo soy paciente y humilde de verdad. Conmigo podrán descansar.

Mateo 11:28-29 (TLA)

Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración que hagan con fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, él lo perdonará. Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.

Santiago 5:14-16 (NBV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
17
2
0
2
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta