Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Como seres humanos podemos tener dudas con respecto al perdón de Dios; sobre todo porque nos sentimos culpables incluso después de arrepentirnos de nuestros pecados.

≪¿Cómo puedo estar seguro de que Dios me ha perdonado?≫ es una pregunta que muchos se hacen porque no tienen una prueba material del perdón de Dios. No hay un recibo ni un tique que pruebe que Él aceptó nuestro arrepentimiento y olvidó nuestros pecados. Entonces, si no tenemos una garantía de ese perdón, ¿cómo podemos estar seguros de que realmente existe?

La seguridad del perdón

Es cierto que no podemos probar físicamente que Dios nos perdonó; sin embargo, tenemos una prueba irrefutable de este hecho: Jesús.

Él murió por nuestros pecados, y esto ocurrió miles de años atrás, antes de que hayamos nacido. Si nos arrepentimos y le pedimos que nos perdone, Dios lo hace porque Jesús ya pagó el precio por nuestros pecados (1 Juan 1:9).

Los hechos dicen más que las palabras

Para estar seguros de que Dios nos ha perdonado debemos fijarnos en los hechos. Si Él no nos hubiese perdonado ni olvidado nuestros pecados, ¿seguiría amándonos?

La Biblia dice que gracias a Su misericordia es que seguimos con vida (Lamentaciones 3:22- 23). Su amor nunca deja de existir, y esa esa otra prueba de que Su perdón es real y efectivo.

Ahora, puede que sintamos culpa por un pecado pasado por el cual ya hemos pedido perdón; y es que hay alguien que no está contento con que seamos salvos: el diablo. La Biblia dice que él es el padre de la mentira y que solo viene a robar y destruir (Juan 8:44; 10:10), y por eso quiere hacernos creer que no hemos sido perdonados. Sin embargo, nosotros debemos escuchar únicamente las cosas que Dios dice de nosotros. Solo Él puede darnos una identidad.

Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!

2 Corinthians 5:17 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
4
2
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta