Please log in or register to like posts.
Blog

Todos mentimos. Mentimos a la gente que nos rodea, a nosotros mismos y hasta a Dios. De todos los pecados que existen, probablemente la mentira sea la más practicada por personas de diferentes edades. Pese a que sabemos que es algo malo, continuamos mintiendo. Pero si sabemos que Dios es verdad y que en Él no puede existir la falsedad, entonces ¿cuál debe ser nuestra actitud frente a ella? ¿qué dice la Biblia sobre la mentira?

Mentir no es de cristianos

Se denomina cristianos a todos aquellos que siguen el ejemplo y enseñanzas de Jesús. A menudo, esa denominación nos queda demasiado grande porque pecamos y muchas veces fallamos en nuestro intento de ser como Jesús. Sin embargo, si hemos dejado que Dios nos cambie, entonces la mentira ya no puede ser parte de nuestra nueva vida. Colosenses 3:9-10 deja esto en claro:

≪No se mientan unos a otros porque ya se despojaron del antiguo ser humano que eran y del mal que hacían. Ustedes se han revestido de una nueva forma de ser. Dios los está haciendo nuevos a imagen de aquel que los creó hasta que lleguen al pleno conocimiento de él.≫

Con esto entendemos que si hemos comenzado una nueva vida con Cristo, ya no podemos seguir mintiendo ni engañando.

Dios odia la mentira

Proverbios 12:22 dice que el Señor detesta los labios mentirosos, pero se deleita en los que dicen la verdad. Hay otros pasajes en la Biblia en donde vemos más afirmaciones de este tipo. Probablemente la más conocida sea la que se encuentra en el capítulo 6:16-19 de este mismo libro.

≪Hay seis cosas que el Señor odia,
no, son siete las que detesta:
los ojos arrogantes,
la lengua mentirosa,
las manos que matan al inocente,
el corazón que trama el mal,
los pies que corren a hacer lo malo,
el testigo falso que respira mentiras
y el que siembra discordia en una familia.

En este pasaje se compara a la mentira con el asesinato. Esto nos da a entender que no existen mentiras blancas ni piadosas: todas las mentiras son igual de malas.

Por otra parte, la Biblia sostiene que el diablo es el padre de las mentiras y que ≪no tiene nada que ver con la verdad porque no hay verdad en él≫ (Juan 8:44). Dios no puede habitar en donde hay mentira y por eso la detesta.

La mentira nos separa de Dios

La mentira es un pecado, y como todo pecado, nos aparta de Dios. Isaías 59:2-3 (PDT) explica lo siguiente:

≪Pero las maldades de ustedes se han convertido en barreras entre ustedes y Dios. Los pecados de ustedes han hecho que él se oculte y no los escuche. Las manos de ustedes están manchadas de sangre y sus dedos están manchados de culpa. Sus labios dicen mentiras y su lengua dice maldades.≫

En ninguna parte de la Biblia dice que las mentiras son menos pecado y que no tienen consecuencia. La mentira es como una barrera que nos separa de Dios; sin embargo, no todo está perdido. Juan 14:6 dice que Jesús es el único medio por el cual podemos llegar a Dios pues perdona nuestros pecados y nos da otra oportunidad. Esto no implica que tenemos un permiso para seguir pecando, sino un nuevo comienzo para hacer las cosas de la manera correcta.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario