Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Si tuviste oportunidad de ver la película Violinista en el tejado, sabrás de lo que voy a hablar. Fue una película filmada en 1971 de un musical de Broadway de los 60s. En la película podemos ver a Tevye, el personaje principal hablando con Dios y directamente con la audiencia, haciendo eso que llaman romper la cuarta pared. En esas conversaciones, vimos una nueva manera de orar. El personaje habla sobre las dificultades de ser pobre y sobre temas de la vida familiar con los que muchos nos podemos identificar. Es probable que hoy día aún puedas ver la película en línea.

Pero lo más hermoso es ver su vida de oración. Esas conversaciones con Dios que hacía siempre en movimiento. Él no se arrodillaba ni se estaba quieto mientras conversaba con Dios. Tenía una relación como la que todos debemos buscar tener con Dios. Y es que ese personaje nos da la impresión de que sus piernas, cuerpo, el movimiento, estuvieran conectados y fueran necesarios para poder hablar con Dios y expresarle lo que siente. Tenía una manera muy propia de orar.

Busquemos maneras de ser originales al orar

Yo también oro y adoro mientras camino por ejercicio. Lo hacía en el auto cuando iba de camino al trabajo o de regreso a casa. Es bueno acostumbrarnos a que Dios realmente está en todas partes y por eso, en cualquier lugar podemos conversar con Él. Es posible que, si llegamos al punto de conversarle en voz alta, nos miren como que estamos locos, pero no tenemos que llegar a eso. Si buscamos un lugar a solas en nuestra casa, podemos incluso bailar, cantar y orar al mismo tiempo. Es nuestro momento, y son nuestras conversaciones.

Dios conoce hasta nuestros pensamientos, con ellos también podemos orar

Podemos hacerlas en alta voz o en nuestra mente, porque Dios sabe hasta lo que pensamos. No es requerido hablarle en alta voz si estamos compartiendo el espacio con otras personas. Es un momento íntimo, y podemos hacer de él, por el lugar o lo que hagamos, una nueva manera de orar.

El ejercicio de caminar, aparte de ser beneficioso para nuestro cuerpo físico, nos cambia el ánimo, ya que al ejercitarnos producimos endorfinas que nos hacen sentir bien. Acerca del poder de la oración, estoy muy clara que parte está en nosotros. Fuimos hechos de alguna manera a ≪imagen y semejanza≫ de Dios. Pero el poder está en Él. En nosotros está el creer y el tener constancia en la oración. Y quienes vivimos en fe, podemos comprobar que las oraciones son una excelente herramienta. Tenemos a disposición muchas maneras de orar.

Día nacional de oración, caravanas de oración en Miami

Aquí en el estado de la Florida, el 2 de mayo, que se celebra el día nacional de la oración, han hecho caravanas de oración desde hace 15 años. Dioscidencialemente, (es una manera de llamar a las que otros podrían calificar de coincidencias), no hemos recibido ningún huracán tan fuerte desde que comenzaron esas campañas. El último fue Wilma en el 2005.

Hagamos caminatas con familiares y amigos

Sería una linda idea hacer caminatas de oración con miembros de la familia, otras con amigos, otras con miembros de la iglesia. Mientras dure la pandemia, guardando las regulaciones. La distancia y el uso de mascarillas. Orar por cada uno de los que van, por cada familia, por cada comunidad. Luego por cada país y, por último, por el mundo. De veras que lo necesitamos hacer. Unamos nuestras oraciones a diario creando nuevas maneras de orar y veamos los resultado.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

8
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta