A todos nos importa nuestra apariencia. Quizá a unos más que a otros; pero sí nos preocupa en cierta medida. Queremos lucir bien así que cuidamos de nuestra vestimenta, nos arreglamos y queremos dar la mejor impresión posible. Esto no tiene nada de malo porque refleja nuestra autoestima y cuidado personal. Sin embargo, un estudio científico demostró que preocuparte por tu apariencia te hace reprobar los exámenes, especialmente si eres mujer.

El estudio

Debido a que hay más presión sobre las mujeres que sobre los varones con respecto a la apariencia, es normal que una mujer desde temprana edad se enfoque en su aspecto físico. Los mismos productos que se ofrecen al mercado van dirigidos a mejorar la belleza de la mujer y su aprobación ante la sociedad.

Si bien no es algo que se diga textualmente, la sociedad tiende a valorar la apariencia externa más que, por ejemplo, la inteligencia. Por esta razón las mujeres están sometidas a la presión de ser hermosas, pero no tanto a ser inteligentes. Tal como dice el PhD. John Bargh: ≪La sociedad parece decir “es mejor ser bonita que inteligente”, como si esos dos atributos fueran, de algún modo, mutuamente exclusivas≫. Esto se ve claramente en la cultura de la playa.

Ir a la playa significa tener un cuerpo perfecto y lucir bien físicamente. Pero, como Bargh explica ≪el énfasis de la playa en el cuerpo y el atractivo desencadena el estereotipo cultural de que una mujer debe ser valorada y juzgada de acuerdo con su aspecto físico, no por sus conocimientos y habilidades intelectuales≫. Este estereotipo insta a las mujeres a enfocarse generalmente en la belleza física.

Para comprobar qué tanto afecta que una mujer se preocupe por su apariencia, estudiosos de la Universidad de Michigan hicieron un experimento. Ellos evaluaron a 42 mujeres y 40 varones. Les asignaron al azar un suéter o ropa de baño y se les pidió que se vistieran. Luego se les solicitó que respondieran veinte preguntas del GMAT (un examen que se toma para estudiar una maestría) en un plazo de quince minutos.

Te interesa:  7 cosas que te hacen menos inteligente

Los resultados mostraron que tanto los varones como las mujeres que utilizaron la ropa de baño se enfocaron más en su apariencia que en el examen. Pero el resultado más sorprendente fue en el área de matemática. Las mujeres que utilizaron ropa de baño tuvieron peores resultados que aquellas que utilizaron un suéter. Es decir que ≪concentrarse en sus cuerpos les hizo demostrar menos inteligencia≫.

Preocuparte por tu apariencia te hace reprobar los exámenes

¿Esto quiere decir que las mujeres que se enfocan en su apariencia son menos inteligentes? No. Todas las mujeres tienen la misma capacidad, pero cuando se concentran únicamente en su físico, entonces no pueden exhibir el máximo de sus habilidades intelectuales. Saber esta información es especialmente importante en los estudios, puesto que podría representar un obstáculo para la educación de una mujer.

La recomendación es no darle énfasis a la apariencia y, en cambio, concentrarse en desarrollar otras áreas. Esto no quiere decir que se debe restar toda importancia al aspecto físico, sino hacerlo de manera moderada y fijarse en los diversos tipos de inteligencia, y de esa manera crecer integralmente como persona.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bargh, J. (2017). Before you know it (1era ed.). New York: Simon & Schuster.
–Fredrickson, B., Roberts, T., Noll, S., Quinn, D., & Twenge, J. (1998). That swimsuit becomes you: Sex differences in self-objectification, restrained eating, and math performance. Journal Of Personality And Social Psychology, 75(1), 269-284. doi: 10.1037//0022-3514.75.1.269

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.