Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Quisiera ofrecer algunas definiciones necesarias sobre identidad, dado que es un tema que está siendo promovido en los diferentes espacios de CVCLAVOZ. Por supuesto, es una mirada personal que se aleja un poco del vínculo que se la asigna con la fe, aunque no le es extraño.

La primera de ellas es la urgencia de esclarecer su verdadero significado por una razón que es bellamente graficada en estas palabras:

Hay un letrero en la pared, pero ella quiere estar segura porque, sabes, a veces las palabras tienen dos significados.

Fragmento de la canción “Escalera al cielo”, de Led Zeppelin

Precisamente éste es el caso. Un error común es confundir identidad con pertenencia. Se oye frecuentemente por estos rumbos la idea de que nuestra identidad es en Cristo, o que nuestra identidad está en que somos hijos de Dios.

Pero esas ideas dan cuenta de pertenencia en lugar de identidad. Veamos por qué:

Identidad: Circunstancia de ser una persona o una cosa en concreto y no otra, determinada por un conjunto de rasgos que la diferencian de otras.

Definiciones de Oxford Languages (las cursivas son mías)

Noten que la palabra clave de esta definición es diferencia. Es una condición de singularidad, un hecho único y no repetido en otros seres.

Por eso digo que es un error decir, por ejemplo, que nuestra identidad es ser hijos de Dios. Porque esa condición es compartida por millones de personas. Es una frase bella, por cierto, pero alude a pertenencia, no a identidad. Se es parte de una comunidad que tiene la misma condición.

Entonces, ¿qué es identidad?

Quizá la más bella expresión de identidad se encuentra en la Biblia. Cuando Moisés le pregunta a Dios cómo lo tiene que presentar a los hebreos cuando regrese a Egipto, El le dice: “YO SOY EL QUE SOY”.

Más allá del alcance teológico o espiritual que uno le atribuya a esta declaración, tiene algo perfectamente práctico para la definición que buscamos. No dice cosas como “yo soy el que hago esto o aquello” o “éstas son mis credenciales”. Más bien dice es que es algo que nada ni nadie más es: Él es Él.

Esa es la definición exacta de identidad. Yo soy algo que nadie más es. Así que mi identidad no es que soy ser humano, o chileno, o de pelo castaño canoso. Yo soy yo y nadie más es yo. Por eso encuentro que éstas son definiciones necesarias sobre identidad

Hay muchas personas en el mundo que se llaman Benjamín Parra. Incluso muchas pudieron haber nacido un 30 de noviembre, aún el mismo año que yo. Pero ninguna nació en el lugar físico donde yo nací. Ningún otro Benjamín fue hijo de José Parra e Idamia Arias.

Ninguno tiene mis huellas digitales, ni la forma del iris de mis ojos y, definitivamente, mi mismo código genético. Eso es exclusivamente mío, único, singular. La cuestión ahora es qué importancia tiene entender esta singularidad.

En el siguiente artículo exploraremos otras definiciones necesarias sobre identidad y las causas de por qué muchas personas sufren porque no saben quiénes son.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta