El que no miente

El que no miente

Sabemos bien que la mentira es un pecado que desagrada a Dios. Y aunque queremos darle más importancia a otros, porque en nuestra naturaleza, un crimen merece más castigo que una mentira, para nuestro Dios, todos los pecados son iguales. Por eso tenemos un Dios que no miente. 

Dios nunca miente

Cuando entendemos esto, debemos confiar más en Él. Quitarnos los temores, porque tenemos Su promesa de que nunca nos abandonará y nuestro Dios no miente. Por tanto, debemos tener la paz que nos da la certeza del amor, la protección y la provisión de Dios. 

Y hay personas que aún hablan de «mentiras piadosas», y todos podemos tener ese deseo de encubrir a veces una noticia, para no hacer daño. Pero debemos buscar la manera de no hacerlo. Recordemos a Ananías y Safira, que mintieron acerca de una donación que sí hicieron, pero quisieron que pareciera mayor. 

Yo, Pablo, esclavo de Dios y apóstol de Jesucristo, escribo esta carta. Fui enviado para proclamar fe a los que Dios ha elegido y para enseñarles a conocer la verdad que les muestra cómo vivir una vida dedicada a Dios. Esta verdad les da la confianza de que tienen la vida eterna, la cual Dios—quien no miente—les prometió antes de que comenzara el mundo.

Tito 1:1-2 (NTV)

A Dios no le agrada para nada que mintamos

Cuando recibimos a Jesús en nuestros corazones, nos hacemos cristianos, no debemos permitir que nuestras viejas maneras permanezcan. Debemos esforzarnos cada día por acercarnos más a la obra maestra que Él quiere hacer de nosotros, sin olvidar que, si no lo hacemos, lo rechazamos. 

Cuando invitas a vivir a una persona a tu hogar, en este caso a Jesús en tu corazón, le atiendes y procuras complacerle. Estamos hablando del Creador de todo, incluso de ti, de tu cuerpo, tu mente, tu corazón. Honra a Dios con tus acciones, con tus palabras y con tu vida. No mientas. 

Y sabemos que hay momentos en que nos guardamos una información para no herir. Pero es diferente eso, que mentir. Es preferible no decir nada, que decir una mentira. Esforcémonos pues, por agradar a Dios, llevando una vida que sea digna de Su amor y sea agradable para Él. Y no olvides nunca que Dios no miente.

No se mientan unos a otros, porque ustedes ya se han quitado la vieja naturaleza pecaminosa y todos sus actos perversos.

Colosenses 3:9 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Confía, recibirás fuerza para soportar

Si Dios no quita la carga que llevas, ten por seguro que encontrarás alivio al confiar en Él, porque te dará la fuerza para soportar y mostrará su fuerza en ti.

Un amor que no tiene medida

Nunca nadie nos amará como Dios lo hace. Su amor inigualable y sin medida resulta incomprensible para nuestra mente humana, pero ¡es real!

Cuando se es, no hace falta probarlo

El magnetismo, carisma y gentileza de Jesús tienen que haber sido notorios y al igual que su manera sencilla de vivir, porque cuando se es, no es necesario probar nada.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario