Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

En la vida vamos a afrontar miles de situaciones, algunas buenas y otras malas, pero tenemos la opción de escoger la actitud con la que las recibimos.

Si la situación es de las malas, entender que tal vez no sea algo personal contra ti, y recordar que siempre habrá una solución. 

Es como cuando nos dicen que la felicidad es cuestión de actitud. Hay personas que buscan el lado positivo en todo. Incluso en un diagnóstico de una enfermedad incurable. Siempre hay algo que puede bendecirnos. Tal vez el hecho de depender únicamente en Dios. 

Para todo tenemos la opción de escoger nuestra actitud

Tendremos días en los que algunas de las cosas que hacemos se nos dificultan o nos salen totalmente mal. Entonces tenemos la opción de escoger la actitud de amargarnos, o la de respirar y buscar soluciones para lo que ocurrió. Es probable que sea mucho más productivo nuestro día si practicamos esa actitud. 

Si alguien nos dice algo que nos hiere, tenemos la opción de resentirnos. Pero también tenemos la opción de preguntarles porqué y, conversando, dejarles saber que nos hirieron. Tal vez descubramos que no fue la intención o las razones por las que hicieron algo que nos hirió. 

Cuando nos guardamos las cosas por no hablar sobre ellas al momento, se van cargando de frustración. Al permitir que eso suceda, se pueden acumular con otras acciones que sentimos que nos hieren. Tenemos la opción de escoger una mejor actitud para no estallar luego. 

Todo lo que se acumula puede llegar a estallar

Y es porque al guardar las cosas, se acumulan con otra frase que nos pareció hiriente, con otro hecho que nos dolió. Luego hay un día en el que algo salió mal y la misma persona nos dice algo y cuando respondemos estamos trayendo toda la carga acumulada. 

La manera es no dejar que pase mucho tiempo para hablar sobre algo que nos hirió. Es tan importante la comunicación para todas las relaciones. Debemos escoger la actitud, es la opción que tenemos. Cada pregunta que tengamos acerca de algo que pudo haber sido interpretado como hiriente, hay que hacerla tan pronto como nos sea posible. 

Es probable que solo sea un malentendido. Una mala interpretación de las palabras o acciones de alguien. Por tanto, recordemos que tenemos la opción de escoger la actitud y luego conversarlo para llegar a acuerdos. Es la mejor manera de cuidar toda relación. 

Sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como Dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo.

Efesios 4:32 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
7
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Leave a Reply