Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Hay tanto descaro hoy día con los mensajes de llamar a lo bueno malo y a lo malo bueno, que nosotros tenemos que ser más descarados.

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

Romanos 1:16 (RVR1960)

Cambiemos el concepto del descaro. Es lo opuesto a la vergüenza, ¿cierto? Una persona descarada no tiene vergüenza. No nos avergonzamos del Evangelio, por lo tanto, seamos descarados al predicarlo.

Nos quieren acallar, avergonzar por ser cristianos, pues con más énfasis debemos declarar las razones por las que lo somos. Elegimos ser cristianos porque tenemos promesas de la eternidad. Jesús, que vino cuando aún no había las comunicaciones que hay hoy, logró impactar el mundo y sigue haciéndolo.

Prediquemos el Evangelio con vehemencia

Preferimos creerle a Él y no a todo lo pasajero que hemos visto en este planeta. Tenemos la Biblia de guía y de narrativa histórica de Dios y el propósito de Jesús, así que, si nos quieren avergonzar por creer en Él, seamos descarados y prediquemos con más vehemencia el Evangelio.

Es nuestra Gran Comisión, ir por el mundo y predicarlo; y si piensan que es mejor hacer las cosas con amor, hagámoslo, pero con un amor apasionado. Tan apasionado como el que Él nos demostró al morir por nosotros para que seamos salvos, para que pasemos la eternidad a Su lado.

Razones de sobra para predicarlo con descaro

Apasionados y descarados para mostrar la paz que nos da conocerlo, la tranquilidad que tenemos de saber a dónde vamos al morir. No tenemos temor de la muerte porque sabemos que nos falta aún toda la eternidad y si lo elegimos, a Jesús, la pasaremos con Él. Seamos descarados con el Evangelio.

Jesús nos invita a ser más como Él. Tomaba Sus tiempos para comunicarse con el Padre y al saber Su propósito, lo aceptó y se ofreció como el sacrificio por el pago de nuestros pecados. Eso es tener amor apasionado. Demostremos que le amamos con la misma pasión, siendo descarados con el Evangelio, y así cosechar frutos para Su reino.

Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de los gentiles, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

Hechos 13:47 (RVR1960)

Lo que más desea Dios es que todos seamos salvos, por eso espera, por eso aún no regresa. No te dejes avergonzar por admirar e idolatrar al único Dios verdadero. Dios vivo, porque vive en nuestros corazones. Ese Dios por el que necesitamos ser descarados. Prediquemos el Evangelio con descaro. Que nada nos detenga.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
4
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta