El matrimonio no es sólo cuestión de compartir el mismo espacio con alguien. Es la unión de dos personas ante la sociedad y Dios. Este compromiso es un gran paso en la vida y también una gran responsabilidad.
Si quieres casarte, asegúrate de hacerlo por las razones correctas. De lo contrario, te casarás con una idea errónea del matrimonio y te decepcionarás en el proceso. Antes de casarte debes estar seguro de no hacerlo por:

1. Presión de los demás:

Es común sentir presión al ver que otros se casan y tú no. Más aún cuando los demás insisten en que ya es hora de que lo hagas. Sin embargo, todo tiene su tiempo y no debes apresurarte a hacerlo sólo porque otros lo dicen. Tu vida no debe ser guiada por el afán de complacer a los que te rodean. Después de todo, eres tú quien vivirá con las consecuencias. Por consiguiente, no te apresures en casarte si aún no estás listo.

2. Porque no quieres quedarte solo:

No debes casarte solo para evitar ser llamado solterón o solterona en el futuro. Más que tener compañía, el matrimonio se trata de poner las necesidades de tu pareja antes que las tuyas.

3. Por el sexo:

Utilizar 1 Corintios 7:8-9 como excusa para casarse rápido y tener sexo con permiso, no es un motivo justificable. En esos versículos, Pablo no dice que el matrimonio es el remedio para los que no puedan controlar sus deseos, sino que debemos aprender a hacerlo antes. Recuerda que el matrimonio no solucionará tus deseos. Dios es el único que puede cambiar y restaurar vidas.

Te interesa:  No lo sueltes
4. Para tener una boda de ensueño:

Con tantas tendencias en vestidos, decoraciones, zapatos, etc., las bodas se han convertido en una especie de espectáculo con el que la mayoría de novios (especialmente las novias) sueñan. Sin embargo, el matrimonio no es una boda de ensueño, sino es lo que ocurre en los años posteriores a ella. Recuerda que la boda es sólo un momento. Lo que dura es el amor que hace funcionar a un matrimonio.

5. Para ser feliz:

El matrimonio no solucionará tus problemas emocionales. El único que puede salvarte de ti mismo es Dios.

6. Para sentirte amado:

¿Alguna ves oíste de la frase “el amor es como una planta”? El matrimonio no es una garantía de que el amor durará. El amor es algo que se cultiva con el tiempo y se trabaja día a día. No puedes dar aquello que no tienes; y si no te amas, tampoco lo harás con los demás. No olvides que el mejor ejemplo de verdadero amor es Dios.

7. Para sentirte realmente adulto:

La madurez se obtiene al tomar las decisiones correctas. Si crees que el matrimonio te hará más maduro, o que es una etapa que debes cumplir porque así es el ciclo de la vida, entonces te casarás con una idea errónea.
Encuentra el equilibrio en tu vida y construye un carácter adecuado mientras estés soltero. Esto te servirá cuando quieras casarte.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta