Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
¿Alguna vez te preguntaste por qué de entre tantos medios de comunicación, Dios eligió el texto escrito (Biblia) para revelar su mensaje a los seres humanos? ¿Por qué Dios no nos dejó una imagen que lo represente?

Hay una verdad de la que nadie puede escapar: no puedes ser cristiano si no lees tu Biblia. Mejor dicho, no se puede ser un cristiano verdadero si es que no tenemos una relación cercana con la Palabra de Dios.

Si bien en la actualidad hay personas que explican el contenido de la Biblia, eso no significa que la lectura de las Sagradas Escrituras sea opcional para el cristiano. Las enseñanzas, prédicas y mensajes son complementarios; pero no reemplazan la Biblia en su totalidad, esto es porque la Biblia, como medio de comunicación, tiene un propósito divino.

El cristianismo se basa en el lenguaje escrito y no en imágenes

Uno de los 10 mandamientos dice:

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

Éxodo 20:4 (RVR1960)

Este versículo no solo hace referencia a la idolatría, sino que también señala de manera contundente que la comunión con Dios no se da por medio de imágenes. Para comprender mejor por qué Dios prefirió el lenguaje escrito sobre las imágenes, primero debemos de saber el impacto que tiene la lectura en nuestra vida.

Neil Postman, académico en temas de medios de comunicación, explica que las personas centradas en las palabras piensan de manera diferente de aquellos que se centran en las imágenes. Para tener una mejor idea de lo que a esto se refiere, Postman hace una clara distinción entre la lectura y el mirar televisión:

LecturaTelevisión
— Demanda concentración absoluta.
— Genera razonamiento lógico.
— Impulsa la acumulación de conocimiento.
— Promueve la exploración de ideas.
— Demanda poca concentración.
— Solo genera respuesta emocional.
— Fomenta la fragmentación de conocimiento.
— Provoca anti intelectualismo.

Cuando se trata de la Biblia, este efecto sigue siendo el mismo. «La centralidad de la Biblia significa que el acto mismo de leer puede tener significado espiritual», afirma Gene Edward Veith Jr. Él también explica que, a diferencia de otras religiones donde le dan mayor importancia a otros medios para comunicarse con Dios, el cristianismo centra su rol en el lenguaje escrito.

Para conocer a Dios debemos entablar comunicación con Él por medio de la oración y la lectura de la Biblia. Cualquier otra manera de recibir un mensaje de Dios debe estar acorde a lo que dice su Palabra, pues la Biblia es el único libro inspirado por Dios.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

2 Timoteo 3:16-17 (RVR1960)

Alguien que no lee la Palabra de Dios no puede…

  • Conocer a Dios en un nivel personal.
  • Desarrollar un pensamiento crítico con respecto a su fe.
  • Crecer espiritualmente.
  • Aplicar la Biblia adecuadamente a su vida.
  • Entender y aprender el fundamento de su fe en Jesús.
  • Evitar ser engañado por corrientes que malinterpretan la Biblia.
  • Presentar defensa de su fe.
  • Tener seguridad en lo que cree.

No puedes ser cristiano si no lees tu Biblia porque evitar la lectura hace que no tengas una relación directa con Dios. Claro que puedes escucharlo de otros, pero la experiencia jamás será la misma porque es como tener una relación con intermediarios.

Entonces, si quiero seguir a Jesús ¿no puedo leer otros libros?

El hecho de que la Biblia sea el libro que todo cristiano debe leer, no significa que debe ser el único. Hay una amplia variedad de temas en los que deberíamos instruirnos, pero debemos ser precavidos en lo que escogemos. Filipenses 4:8 (NTV) dice:

Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza.

Además, si hay algún área en especial en la cual necesitemos mayor comprensión, Dios puede darnos la sabiduría necesaria (Santiago 1:5).


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

FUENTE
Veith, G. (2013). Reading between the lines (pp. 18-25). Crossway.

Reactions

7
5
0
0
0
2
Already reacted for this post.

Deja una respuesta