Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen.

Mateo 5:44 (RVC)

Si alguna vez has leído versículo y te has preguntado cómo puedes ponerlo en práctica si es que no te nace amar a tus enemigos, entonces no eres la única persona. Muchos argumentan que fingir el amor no es una manera de ponerla en práctica, y tienen razón. El amor debe ser genuino, de otro modo, no es amor.

Sin embargo, la Biblia dice que debemos amar y hacer el bien a quienes nos odian; y aunque sea algo difícil de cumplir, debemos hacerlo porque es una forma de seguir el ejemplo de Jesús.

¿Qué puedo hacer para amar a mis enemigos?

Deja de verlos como enemigos

Sin importar cuánto te hayan hecho daño, debes entender que nadie es perfecto y que todos cometemos errores. Si una persona ha sido mala contigo, piensa que tal vez tú lo eres, consciente o inconscientemente, con otra.

Además, Jesús nos enseñó que debemos hacer con otros lo que queremos que hagan con nosotros (Mateo 7:12). Por lo tanto, debes quitar esa etiqueta de enemigo de las personas que te odian. Esto también hará que cambies tu percepción negativa y comiences a ver a los demás con amor.

Ponerte en su lugar

Por más increíble que parezca, ponerse en los zapatos de otras personas ayuda a tener una mejor perspectiva de la situación. Recordemos que, al hacerlo, no debemos juzgar, sino tratar de ver como los demás. Además, podrás entender no solo sus motivos, sino también sus sentimientos.

Mira a esa persona como Dios la ve

Para amar a tus enemigos debes verlos como Dios los ve. Tal vez esto requiera tiempo, esfuerzo y mucho paciencia. No obstante, debemos aceptar a estas personas tal y como son; con defectos y virtudes, incluso cuando estemos en desacuerdo con ellos. Recordemos que Dios hizo lo mismo con nosotros, Él nos aceptó y amó sin tener en cuenta nuestros pecados.

Deja atrás el pasado

El pasado no se puede cambiar, así que no debemos aferrarnos a él. Si no avanzamos y dejamos ir al pasado, entonces nunca podremos ser libres (Isaías 43:18).

La enemistad con alguien puede afectarnos más a nosotros que a ellos; además, no obtenemos ningún beneficio al revivir viejas heridas. Si queremos ser completamente libres, dejemos que el pasado quede enterrado.

Ora por esa persona

Deja que Dios sane tus heridas y restaure la relación perdida; y también ora por el bien de los demás.

Si llegas a un punto en el que no puedes más, dile a Dios que te dé la paciencia, el amor y la compasión que necesitas para lidiar con las personas que te hacen mal. Pídele que te ayude a demostrar amor a través de tus acciones; y que Él perdone las faltas que cometiste contra otros.

Otra manera de amar a tus enemigos es buscar el diálogo y la comprensión. Antes de conversar con esas personas, ora para que Dios te dé sabiduría al momento de hablar. Cuando hablen, evita caer en la crítica, y en cambio, mantente abierto al diálogo. Incluso si la persona no está dispuesta a cambiar su actitud, sigue orando.

El amor es algo que se cultiva con el tiempo. La perseverancia es la clave. No olvides evitar caer en la posición de víctima, y siempre sigue el ejemplo de Jesús.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
4
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta