En todas partes del mundo los padres reaccionan de diferentes maneras cuando reciben el diagnóstico del Trastorno del Espectro Autista (TEA). Cuando el doctor escribe el dictamen que el niño está dentro del espectro y lo comunica a los progenitores, hay un número de reacciones: diferentes emociones (frustración, enojo, tristeza) y muchas decisiones que tomar. La actitud que los padres tomen después de recibir esa noticia devastadora determinará el éxito o el fracaso del tratamiento.

¿Cuáles son los signos de los progenitores que se niegan a aceptar el diagnóstico de autismo? ¿Puede la situación del niño autista ponerse peor si sus padres están en negación?

Tres signos importantes de la negación al diagnóstico.

1. No se lo dicen a nadie

Lo toman como algo normal del crecimiento. Cuando salen de la consulta del médico suelen decir frases como: «acá no pasó nada», «se va a recuperar», «todos los varones se tardan un poco para hablar», «démosle tiempo, lo hará solo», «es porque es muy rebelde», entre otras. No van a ningún lado con el niño para que nadie les diga nada y para que los demás no se den cuenta de las conductas estereotipadas repetitivas, los sonidos o gritos.

En gran parte, los padres que rechazan el diagnóstico de autismo se encierran en su casa y no permiten al niño que salga del hogar. No le dejan salir a ningún lado, no lo llevan al parque, no lo llevan a un restaurante, no lo llevan a ningún tipo de actividad social porque no quieren que la gente descubran lo que ellos no quieren aceptar en su corazón: el autismo. Mantienen el secreto a los familiares, amigos y médicos para protegerse del qué dirán, de explicaciones incómodas, de no tomar responsabilidad.

2. Les da vergüenza

Cuando observan la interacción de otros padres con sus bebés ven una gran diferencia en la parte de comunicación y socialización. Esa diferencia les produce vergüenza en su corazón porque su hijo no puede hacer ninguna de esas cosas que vieron en los otros niños. En estas familias donde la enfermedad es vista como un castigo y vergüenza, el autismo es un tema tabú y desconocido. Creen, ignorantemente, que el niño logrará salir del autismo solo y dejan pasar el tiempo sin darle la intervención temprana ni la tardía que con tanta urgencia el niño necesita.

Algunas de la reacciones adversas que vemos en los padres y madres que rechazan el diagnóstico son:

Te interesa:  ¿Enfermedad incurable? ¡Sí hay esperanza!

El papá

  • Por su machismo, no puede ni quiere aceptar los desafíos del autismo.
  • Si es irresponsable, le hecha la culpa a la mamá de que el niño tiene autismo y pone como excusa inválida que sucedieron ciertas cosas durante el embarazo.
  • Abandona el hogar y deja desamparado al niño y a la madre porque la vergüenza es más grande que la responsabilidad y el amor.
  • No se involucra en el tratamiento y recuperación y deja toda la carga a la madre o cuidador para no sentirse avergonzado e incómodo de hacer cambios.
  • Cree que es imposible la sanidad para el autismo.

La mamá

  • Se hace la víctima y llora todo el día, pero no toma acción sobre el tratamiento.
  • Delega todas las responsabilidades a los abuelos otras personas.
  • No quiere introducir cambios en el hogar para que el niño progrese.
  • Cree que es imposible la sanidad para el autismo.

3. No hacen nada

Los padres que rechazan el diagnóstico del autismo, en su corazón no aceptaron que el niño necesita ayuda ni que está enfermo de gravedad. Como creen que no es una situación de salud física sino de personalidad, entonces niegan por completo el tratamiento y la ayuda profesionales.

No hacen nada porque creen que el niño es culpable por lo mal que se comporta, cuando en realidad los comportamientos son automáticos e involuntarios. No hacen nada porque creen que no hay esperanza ni recuperación para Trastorno del Espectro Autista.


Es importante saber que tu hijo te necesita y que el rechazo y la negación solo hace que la oportunidad de vencer el autismo se pierda y el niño no pueda recuperarse. 

¡Sal de esa negación y rechazo ya! Rompe esa mentalidad ignorante y ponte a trabajar en el tratamiento y las recomendaciones de los médicos y profesionales.

Recuerda que la mejor persona para defender a tus hijos eres tú. ¡Tú puedes!



Silvana Armentano Pérez es productora de música, radio y tv, compositora, escritora y profesora de piano, composición y voz. Es la fundadora de la organización sin fines de lucro Musik Hope, la cual se enfoca en desarrollar el talento y capacidad musical de los niños; además de informar, concienciar y entrenar sobre el Trastorno del Espectro Autista (TEA). Actualmente vive con su esposo e hijo en Florida, Estados Unidos.
www.silvanaarmentano.com



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.