En algún momento de nuestras vidas, todos nos hemos visto envueltos en una discusión. Muchas veces, no nos damos cuenta de cómo llegamos a ese punto, y por lo tanto no sabemos cómo terminarla y dar por concluido el asunto. Sin embargo, estos seis consejos te ayudarán no solo a terminar una discusión satisfactoriamente, sino a no dañar tu relación con los demás.

1. Mantén la calma:

Puede sonar irónico pedir que se mantenga la calma en medio de una acalorada discusión, pero Proverbios 15:1 dice que La respuesta amable calma el enojopero la agresiva echa leña al fuego.” Así que, respira profundamente y controla tus palabras. Explica cómo te sientes en vez de acusar, y así harás que la otra persona entienda tu punto de vista. También debes controlar el volumen de tu voz para que la otra persona entienda que deseas terminar con la contienda.

2. Reconoce tu error:

La humildad es algo que todos debemos practicar, y hacerlo en medio de una discusión es una buena manera de ponerla en acción. Todos no equivocamos, por lo tanto, debemos reconocer que hemos fallado. En un conflicto, no dejes que tu orgullo hable por ti. Debes admitir los errores que cometiste y estar dispuesto a enmendarlos. Incluso si no fue tu culpa, es bueno disculparse por cualquier acción que haya generado un problema, directa o indirectamente (Proverbios 13:10).

3. No recuerdes hechos pasados:

Si una discusión está finalizando en buenos términos, no traigas a memoria hechos pasados. En vez de arreglar las cosas, causarás más disgusto. 2 Timoteo 2:23-24 dice No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido, pues ya sabes que terminan en pleitos. Y un siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse.” Así que, cuida no agrandar el problema y delibera un asunto a la vez.

4. Habla con la verdad:

La verdad en ocasiones duele, pero recurrir a mentiras con tal de aplacar a la otra persona, sólo hará que la discusión caiga en un círculo vicioso. Colosenses 3:9-10 dice Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador.” Por lo tanto, debemos siempre decir la verdad sabiamente, de modo que no lastimemos a los demás, pero tampoco disfracemos la verdad con mentiras.

5. Frase fuera de contexto:

Una manera fácil y sencilla de aplacar una discusión es mencionar una frase al azar que no esté en lo absoluto relacionado con el tema tratado. De esta manera, distraerás la atención de la otra persona y olvidarán rápidamente el motivo por el cual estaban debatiendo.

Te interesa:  52 semanas con Jesús
6. No prometas venganza:

Si en un momento de enojo, quisiste prometer vengarte de la otra persona, y de esta manera terminar la discusión; recuerda que ése no es tu rol (Romanos 12:19). En vez de asegurar algún tipo de represalia, promete olvidar el asunto y perdonar. Debemos practicar lo que dice Colosenses 3:13, “de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes”; y así cambiar una situación mala y convertirla en una gran lección de vida para nosotros y los demás.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.