Él es el Señor, dueño y amo de mi vida

Él es el Señor, dueño y amo de mi vida

Jesucristo es el Señor, una verdad para los que profesamos la fe cristiana. Él es el amo de nuestras vidas, un día llegó a nuestro corazón cuando más lo necesitábamos, ahora mora y está con nosotros.

Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Filipenses 2:11 (RVR 1960)

La palabra “Señor” en este versículo proviene del griego “KYRIUS” que significa dueño, amo, jefe, máxima autoridad. En otras palabras, el pasaje menciona que Jesucristo es el dueño, amo, jefe y máxima autoridad de nuestras vidas. No nos debemos a nosotros mismos, sino que tenemos a alguien a quien servir y agradar.

¿Es el Señor de tu vida?

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

Lucas 6:46 (RVR 1960).

Jesús realiza una fuerte declaración para aquellos que le dicen “Señor”, pero no viven acorde a ello. El reclamo es: “¿Por qué me llamas Señor si después actúas mal?” “¿Por qué me llamas Señor si vives como si no me conocieras?” “¿Por qué me llamas Señor si tomas decisiones sin consultarme?”.

Estas palabras deben movernos a examinar nuestras vidas y reflexionar si realmente Cristo es nuestro amo. Lamentablemente para muchos cristianos la palabra “Señor” ha perdido valor, mencionan con ligereza Su nombre e incluso cantan alabanzas que no son una realidad en sus corazones.

Mi corazón está dividido

Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Mateo 6:24 (RVR 1960).

Jesús advierte que no se puede servir dos señores “porque amará a uno y aborrecerá al otro”. Es posible que tu corazón esté dividido por lo que no le has podido entregar tu vida completa, quizá estás amando otras cosas más que a Él.  Podría tratarse de tus proyectos, negocios, deportes, redes sociales, amigos, u otros; todo aquello que se ha convertido en dioses porque están en primer lugar para ti.

Habla Señor, porque tu siervo oye.

El Señor en todo momento nos habla a través del Espíritu Santo, por medio de su palabra, predicas, enseñanzas, y nos muestra aquello que debemos cambiar. De igual forma que un padre le dice a su pequeño “hijo no toques esto porque te hará daño o no vayas por ese camino”, Cristo nos guía por un buen camino. La pregunta es, ¿le obedecemos como a nuestro dueño?

 Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

1 Samuel 3:10 (RVR 1960).

En esta oportunidad te animo a entregar por completo tu vida al Señor y responder como Samuel estas palabras “Habla, porque tu siervo oye”. Debes estar dispuesto a escuchar y obedecer su voz, sin reclamos y atendiendo con prioridad a su llamado. No olvides que ser gobernado por Él tiene muchos beneficios.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Confía, recibirás fuerza para soportar

Si Dios no quita la carga que llevas, ten por seguro que encontrarás alivio al confiar en Él, porque te dará la fuerza para soportar y mostrará su fuerza en ti.

Un amor que no tiene medida

Nunca nadie nos amará como Dios lo hace. Su amor inigualable y sin medida resulta incomprensible para nuestra mente humana, pero ¡es real!

Cuando se es, no hace falta probarlo

El magnetismo, carisma y gentileza de Jesús tienen que haber sido notorios y al igual que su manera sencilla de vivir, porque cuando se es, no es necesario probar nada.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

3

4 respuestas

  1. Coty, gracias por escribir.
    La Biblia dice “Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.” (Salmos 27:5) En nuestro camino tomaremos diferentes decisiones, las cuales sería sabio que sean entregadas al Señor, tales como el matrimonio, mudanza, trabajo y otros, espero haber respondido tu inquietud. Si deseas podemos conversar por medio de tu cuenta personal ¿tienes e-mail? O puedes escribir directamente a: [email protected] ¡Bendiciones!

Deja un comentario