¿Estás seguro de a quién le perteneces?

¿Estás seguro de a quién le perteneces?

Nuestros actos, nuestras palabras, toda nuestra vida refleja a quién realmente le pertenecemos, ¿a quién pertenece tu vida?

Obediencia a ciegas

El coronel La Crew, un cristiano piadoso y activo en ganar almas para Cristo, formó parte de la plana mayor del general Eisenhower cuando este estaba haciendo los planes sobre la invasión a Normandía.

Más tarde, en las reuniones que se celebraron en Viena, tuvo como compañero de mesa al delegado ruso. Se interesó por el bienestar del alma de este funcionario comunista y quiso atraerlo a Cristo. Dándose cuenta de la dirección en que el coronel La Crew siempre llevaba la discusión, el comunista interrumpió y le dijo:

  • Coronel La Crew, usted trata de hacer de mi un hombre religioso. Soy comunista, pertenezco al Partido. Para mí el partido está ante todo. Soy ateo, tuve que declararme como tal para ser miembro del Partido. Si el Partido me mandara a matarlo a usted, lo haría. Haría incluso lo mismo con mi esposa  y mis hijos.

El Partido vive primero porque le pertenezco. Así que puede abstenerse de intentar que me interese por la religión.

El coronel La Crew se retiró a su cuarto, apenado. Allí sobre sus rodillas oró: Oh Señor, ¿a quién pertenezco? ¿A quién obedecería yo tan ciegamente?

¿Sabes a quién le perteneces?

Nuestros actos y palabras son un reflejo de lo que creemos, pensamos, sentimos, de a quién le pertenecemos.

Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo. No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

 Romanos 12:1,2 (NTV)

Nuestro sentido de pertenencia nos da una dirección y guía nuestra forma de actuar. ¿Te has puesto a pensar a quién le perteneces?

Muchas veces decimos que pertenecemos a Dios, que le hemos entregado nuestras vidas, pero, estarías dispuesto a darlo todo por Él? ¿Puedes alabarlo aún en las dificultades? A la hora de la prueba, ¿reniegas contra Él o confías en su voluntad? ¿ Estás dispuesto a obedecerlo ciegamente?

Hay mucha gente dispuesta a entregar su vida por cosas terrenales o superfluas, por una persona como ellos y tu, ¿a qué estás dispuesto por las cosas con valor de eternidad?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Su grande misericordia nos hizo renacer

Dios nos hizo renacer para darnos una herencia incorruptible y que no perece, ¡cuan agradecidos debemos estar por su infinito amor!

Tenemos dos clases de entendimiento

Hay dos tipos de conocimiento, el espiritual y el del mundo. Mucha gente se enfoca en desarrollar el conocimiento humano, pero nosotros debemos desarrollar más el espiritual.

Sus tiempos, no los nuestros

Nos gusta que las cosas sucedan cuando nosotros queremos, en el momento que planeamos, y olvidamos que los Sus tiempos son mejores que los nuestros.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario