Las sonrisas son contagiosas, ¡empieza a sonreír!

Las sonrisas son contagiosas, ¡empieza a sonreír!

A veces lo único que vemos son personas con caras serias o molestas, es muy difícil encontrar personas sonrientes pero, ¿te diste cuenta que las sonrisas son contagiosas?

Una familia ganada con una sonrisa

Un maestro de escuela dominical andaba apresurado por la calle, camino a la iglesia, cuando notó un niñito que se asomaba por una ventana bajo la cual pasaba. Volviéndose hacia el niño, sonrió amablemente y el niño devolvió la sonrisa.

Al domingo siguiente pasó junto a la casa de aquel niño, el cual se hallaba también en la ventana, y el maestro lo saludó con la mano.

La semana siguiente estaba toda la familia, al parecer, junto al niño de la ventana, y aquel domingo lo siguió un miembro de la familia, que lo vio entrar en una iglesia cercana.

El domingo siguiente varios de los miembros de aquella familia asistieron a la escuela Dominical. Más adelante fue ganada la familia entera para Cristo, todo ello como resultado de una sonrisa amistosa mostrada al niño al pasar.

Haz la diferencia

No es fácil ser diferente ni sonreír cuando tenemos problemas, sin embargo, podemos enfrentar mejor nuestros problemas cuando sabemos que Dios nunca nos abandona y que sus planes siempre son mejores que los nuestros.

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5: 16-18 (RVR1960).

El agradecimiento es una parte esencial de tener un corazón alegre. Puede ser que nuestras vidas no sean como imaginamos, pero siempre hay razones para agradecerle a Dios.

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! 

Filipenses 4:4 (RVR 1960).

Solamente podremos ser capaces de alegrarnos si reconocemos el favor de Dios en nuestras vidas y si somos capaces de ver más allá de las circunstancias.

El poder sonreír pese a las circunstancias hará que la gente quiera saber más acerca del motivo de nuestra felicidad, y recuerda que ser felices no depende de lo mucho que tenemos para dar, sino que nuestra confianza en Dios, el hacer las cosas con amor y dar  lo que tenemos de corazón, hará una diferencia.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Ayudarías a otros a volver al camino?

Ayudar a volver a los que sea han extraviado es una tarea importante que Dios nos pide que hagamos.

Nada hay imposible para Dios

En ocasiones las circunstancias nos agobian y sentimos que no podremos salir adelante; sin embargo, debemos recordar que nada hay imposible para Dios.

La montaña rusa de la vida

En la montaña rusa de la vida sentiremos alzas y bajas, giros y vueltas, pero en todo tiempo, Dios está con nosotros, nunca nos abandona.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario