Los cambios externos nos impactan, pero son pasajeros

Los cambios externos nos impactan, pero son pasajeros

Todos podemos sufrir una gran transformación cambiando de corte de cabello, usando maquillaje o la ropa adecuada y seguramente nos sentiremos de maravilla porque los cambios externos nos impactan, pero hay que recordar que son pasajeros.

La transformación de un mendigo

Uno de los asistentes a la convención de la Midwestern Barber’s Association en Chicago tuvo la siguiente sugerencia:

– Vayamos a los barrios bajos, busquemos allí un borracho perdido que necesite un corte de pelo y de barba, traigámoslo aquí y hagamos una demostración ante nuestro grupo del cambio que podemos lograr en el borracho.

Así lo hicieron y encontraron un borracho en una esquina y le hicieron todo lo mencionado antes. Los barberos hicieron una colecta y le compraron un traje nuevo, corbata y zapatos. ¡Tenía un aspecto magnífico!

El director de un hotel, impresionado muy favorablemente por el cambio que habían logrado los barberos en el individuo, le ofreció un empleo.

– Me presentaré  a las ocho de la mañana para empezar a trabajar – prometió el hombre.

Sin embargo, no se presentó. Lo encontraron más tarde, totalmente borracho en una esquina. La mayor necesidad del hombre es de una limpieza interior.

Cambios duraderos

Lo externo siempre es llamativo a nuestros ojos y muchas veces nos dejamos guiar por eso y dejamos de lado nuestro cuidado interior, olvidando que es necesario que dediquemos tiempo a nuestro crecimiento espiritual.

Los cambios reales se dan de adentro hacia afuera, esos son los que permanecen para siempre, en cambio los externos son temporales.

Pues han nacido de nuevo pero no a una vida que pronto se acabará. Su nueva vida durará para siempre porque proviene de la eterna y viviente palabra de Dios. Como dicen las Escrituras: «Los seres humanos son como la hierba, su belleza es como la flor del campo. La hierba se seca y la flor se marchita. Pero la palabra del Señor permanece para siempre»

1 Pedro 1:23-25 (NTV)

Los cambios externos son pasajeros

Los mejores cambios son aquellos que se producen a raíz de la dedicación a nuestro crecimiento espiritual, cuando buscamos conocer más a Dios, acercarnos a Él, meditamos en su palabra y procuramos parecernos cada día más a Él.

Y aunque parezca que nadie lo notará, esos cambios se reflejan en nuestro exterior y la gente los percibe.

Los cambios externos nos impactan y no está mal cuidar de nosotros mismos, lo malo es centrar nuestros esfuerzos en esos cambios, olvidando que son pasajeros y dejando de lado nuestro crecimiento espiritual.

Empieza a poner más cuidado y esfuerzo en aquellos cambios que transformarán completamente tu vida.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Labios brillantes de limpios

Dios nos dio el don de la palabra para que hablemos, nos comuniquemos, pero debemos cuidar mucho ese don, debemos tener los labios brillantes de limpios.

Sobre la roca

Construye tu vida sobre la Roca, sobre Dios, pues ante toda tempestad te mantendrá firme.

La verdad siempre saldrá a la luz

En ocasiones decimos ser algo que no somos solamente para poder agradar a los demás, pero olvidamos que la verdad siempre sale a la luz, tarde o temprano.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario