Nada se compara 

Nada se compara 

En realidad, debemos tratar por encima de todo, de dejar de comparar. Tenemos la tendencia competitiva de la comparación. Pero ciertamente, nada de lo mejor que vivamos en esta vida, en este mundo, se compara con la gloria que nos ofrece Dios. 

Nos ha prometido una eternidad, un tiempo que no se termina, en un lugar donde no hay más sufrimiento, lágrimas o enfermedad. Definitivamente debemos esperar ansiosamente el regreso de nuestro Dios y desear ver Su gloria. Anhelar esa eternidad prometida.

Porque si analizas bien, lo que ahora sufres; si estás pasando por problemas, cuando lo pones en perspectiva no te debe preocupar. Todo pasa y nos adaptamos y seguimos, y  más aún si tenemos a Dios en nuestra vida porque Él nos ha prometido esa eternidad. 

Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante.Pues toda la creación espera con anhelo el día futuro en que Dios revelará quiénes son verdaderamente sus hijos.

Romanos 8:18-19 (NTV)

Es la esperanza de la que debemos hablarles con pasión a quienes no conocen a Jesús, o no han entendido bien Su mensaje. Porque sí, yo también fui creyente, pero no había entendido la maravilla que es recibirlo en nuestro corazón. Invitarlo a vivir allí y tener una relación verdadera con Él. 

Como siempre lo digo, no es que no tengas más problemas cuando te haces cristiano. Es que Jesús te da otra manera de ver la vida y de vivirla. Pero necesitas tener una relación estrecha con Él, buscándolo siempre en oración y leyendo Su Palabra. Es la manera de conocerlo mejor. 

Conocer a Jesús tampoco se compara con nada

No es solamente admirarlo y agradecerle por haber dado Su vida por tus pecados y los de toda la humanidad, sino la paz y el gozo que sientes, que es inigualable. Es la tranquilidad de no temer a la muerte. Es la libertad de saber que nada de este mundo te puede atar o vencer. Estás en Sus manos. 

Estar en las manos de un Dios que nos ama más que nuestra propia familia nos debe dar ese gozo. No dependemos de nada de este mundo, sino de un Dios con el poder de mover montañas y abrir el océano en dos. Ese mismo Dios que venció la muerte para demostrarte que vas a tener vida junto a Él.

Vino a darnos la oportunidad de elegir nuestra eternidad. ¿Ya tú tomaste la decisión? ¿Le pediste a Jesús que entrara en tu corazón? Espero que sí, y que puedas sentir esa paz y esa alegría a la que nada se compara. 

Oración del día

Amado Dios, gracias por ser tan generoso y bondadoso. Mi Dios, bendito seas por siempre. Que no olvide yo nunca, el precio que pagaste por mí en la cruz. Esa muerte injusta y dolorosa que sufriste para que quienes creamos en Ti, sepamos que estamos perdonados y que viviremos la eternidad a Tu lado, al partir de este mundo.  

Verdaderamente nada se compara a Tu amor y a esa gloria que nos ofreces de pasar la eternidad a Tu lado en un lugar sin lágrimas ni dolor. Gracias, mi Dios. En el nombre de Jesús oro. Amén. 

Aplicación

¿Qué haces para mantenerte siempre en estrecha relación con Dios?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Su grande misericordia nos hizo renacer

Dios nos hizo renacer para darnos una herencia incorruptible y que no perece, ¡cuan agradecidos debemos estar por su infinito amor!

Tenemos dos clases de entendimiento

Hay dos tipos de conocimiento, el espiritual y el del mundo. Mucha gente se enfoca en desarrollar el conocimiento humano, pero nosotros debemos desarrollar más el espiritual.

Sus tiempos, no los nuestros

Nos gusta que las cosas sucedan cuando nosotros queremos, en el momento que planeamos, y olvidamos que los Sus tiempos son mejores que los nuestros.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

1

Deja un comentario