Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Vivimos en un mundo caído, lleno de pecado y maldad, donde los problemas parecen no tener fin; sin embargo, no lo son, son temporales porque lo único que permanece es la eternidad.

Cuando parece que todo va de mal en peor debemos conservar nuestra esperanza y mantenernos firmes en los principios que Dios puso en nuestro corazón, y sobre todo en la vida eterna que nos espera.

Este mundo es pasajero, ninguna persona por mucho que quiera y busque mantenerse saludable y sin problemas, podrá vivir eternamente.

Incluso los problemas de cualquier índole son pasajeros, lo que sí permanece es nuestra alma. Ella vivirá en la eternidad a lado de Dios o lejos de Él, así que, ¿dónde quieres pasar la eternidad?

No es sencillo, pero la eternidad nos espera

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

1 Pedro 5:10 (RVR 1960)

Cualquier circunstancia que atravesamos, por más corta o larga que parezca, es para trabajar en nuestro ser, para moldearnos y prepararnos para recibir la corona. No es sencillo pero la eternidad te espera. 

¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

1 Corintios 9:24-25 (RVR 1960)

Nos espera una vida diferente a esta, donde ya no habrá más sufrimiento ni pecado. ¡No te rindas, vale la pena que sigas perseverando hasta llegar a la meta!

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Apocalipsis 21:4 (RVR 1960)

Oración del día:

Padre, gracias porque nos creaste para la eternidad y esta vida es solo la preparación para un mejor futuro. Te ruego que pongas esto en mi corazón y mente, ayúdame a no perder de vista la meta. Yo quiero irme contigo, no me quiero alejar de ti. Ayúdame a vivir para agradarte, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación:

¿Los afanes y preocupaciones de esta vida hacen que pierdas de vista la eternidad?  Si es así te invitamos a te re-enfoques nuevamente y vivas para Cristo. Cuéntanos cómo lo harías, ¿qué pasos de fe necesitas dar?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
6
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta