Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Cuando conocemos a Dios, nos hemos hecho cristianos, no debemos dudar de Su eterna provisión. Debemos tener claro que Él, todo lo posee. Todo lo que hemos tenido en la vida, nos lo ha dado Él. Su provisión no tiene límites, al igual que Su amor por nosotros. Por tanto, no debemos temer por provisiones.

No importan las circunstancias

Aun así, podemos sentirnos temerosos cuando las circunstancias cambian. Es lógico. Nuestra mente ha visto el número de desempleos que ha generado la pandemia y sabe que las cuentas no desaparecen. Pero esos momentos son precisamente los indicados para enfocarnos en el poder de Dios y en Su gran amor.

Hay que recordar que Él  nunca nos desampara. No temamos por provisiones. Podremos pasar por brechas de menor abundancia, pero en fe sabemos que saldremos adelante y vendrán mejores épocas.

No temas

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Mateo 6:26 (RVR 1960)

Esas son palabras de Jesús. En todo momento durante Su ministerio, nos indicó que tengamos fe y no temamos. Sabiendo que Jesús es el camino, la verdad y la vida, no debemos temer por provisiones.

De hecho, en la Biblia, la frase «no temas» aparece unas 365 veces. Como para repetirla una vez por cada día del año. Y no olvidemos que tener fe es creer por encima de las evidencias que podamos tener.

Sé agradecido

Dios nos ha dado abundantemente, nunca nos ha fallado y, sin embargo, cuando experimentamos cambios, solemos preocuparnos. Por eso es tan buena práctica el ser agradecidos, porque entonces siempre estamos recordando lo que tenemos, las bendiciones que Dios nos ha dado y los logros que hemos obtenido.

No olvidemos en esos cambios, el apoyo que siempre tuvimos de Dios en cuanto a provisiones.

Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes;

Deuteronomio 8:7 (RVR 1960)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

7
5
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta