Riquezas sin valor
Riquezas sin valor

Riquezas sin valor

Necesitamos dejar de poner nuestra confianza en nosotros mismos; a veces lo hacemos inconscientemente, o ponemos la confianza en nuestro bienestar financiero. Cuando sentimos que tenemos todas nuestras responsabilidades cubiertas, sentimos confianza. Cuando algo se desequilibra en ese aspecto, caemos en pánico, nos estresamos y es entonces que recordamos a Dios en muchos casos. 

Debemos dejar esa mentalidad de seguridad basada en posesiones. Hay cosas más importantes en la vida. Tampoco busquemos tener lo que otros tienen, porque sentimos que están mejor que nosotros. Nunca conocemos sus vidas a fondo, tal vez les ha costado muchos dolores de cabeza tener lo que tienen y no es la mejor opción. Si pensamos así, nos convertiremos en esclavos de las apariencias, de los bienes, de lo externo.

Las riquezas no servirán para nada en el día del juicio, pero la vida recta puede salvarte de la muerte.

Proverbios 11:4 (NTV)

Contrarrestemos las riquezas sin valor con las que sí son valiosas

Tratar en todo momento de servir a Dios, tener una constante comunicación con Él, nos puede ayudar a llevar una vida recta. Una vida productiva, fructífera, para nuestro Rey Celestial. Necesitamos estar en disposición constante de ayudar a otros, de servir antes que ser servidos y de ser la mejor versión que podamos de nosotros mismos. Demos valor al tiempo de calidad compartido en familia.

Marcar la diferencia siendo amorosos y gentiles como Jesús, generosos, con un corazón abierto para quienes nos necesiten es ideal. Mira a tu alrededor y busca quién puede necesitar aunque sea de un saludo. Hazlo, saluda con cariño, pregunta cómo se sienten. Si es alguien con dificultad para desenvolverse, pregunta si hay algo en lo que lo puedas ayudar. Eso es estar dispuestos a servir a Dios. 

No hay talentos pequeños, insignificantes o sin valor. Cada cosa que sabemos hacer puede ser usada para servir a nuestro Dios. Es cuestión de buscar la manera. Si sabes leer, puedes tomar una hora a la semana para ir a un orfanato y leer cuentos a niños. Puedes ir a un ancianato y leer cuentos o historias a los ancianos. Si tocas un instrumento, de igual manera puedes hacerlo en esos lugares o en tu iglesia. 

Cuando estamos dispuestos a ayudar a otros, nos pueden sorprender las bendiciones que nos pueden llegar al hacerlo. El mismo Jesús nos mostró claramente que vino a servir, aun siendo Dios. Él no vino a jactarse y echarle en cara a nadie Sus maravillosos poderes. Incluso lavó los pies de sus discípulos, los apóstoles, para mostrarles la manera cómo debemos vivir. 

¿Quién es más importante: el que se sienta a la mesa o el que la sirve? El que se sienta a la mesa, por supuesto. ¡Pero en este caso no!, pues yo estoy entre ustedes como uno que sirve.

Lucas 22:27 (NTV)

Tenemos que recordarnos cada día que todo lo que tenemos y hemos logrado, ha sido dado por Dios. Que Su gracia es inigualable, Su amor imponderable, Su paz como ninguna y por todo le debemos agradecer. 

Dejemos de buscar riquezas sin valor y enfoquémonos en servir a otros y servir a nuestro Dios con todos los talentos que nos haya dado y con seguridad nos sentiremos más plenos.

Oración del día

Amado Dios, vengo hoy a agradecerte todas y cada una de las bendiciones que me has dado Padre gentil y generoso. Gracias por todas tus bondades, por escuchar y responder mis oraciones. Te amo y te necesito mi Dios. 

Perdóname por la veces que tuve la tendencia de confiar en otras cosas o en otras personas antes que en Ti. Ayúdame a recordar que te debo tener como prioridad en mi vida, en mi tiempo y en mi agenda. Que yo nunca olvide que todo fue creado por ti y todo lo que tengo y he logrado ha sido gracias a ti.  

Pon en mi corazón el deseo de servir a otros de todas las formas posibles y ayúdame a hacerlo bien. En el nombre de Jesús lo pido, amén y amén. 

Aplicación

¿En qué cosas o personas has basado tu seguridad? 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.  CVCLAVOZ

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

El beneficio de las ganancias

La paz que nos da la fe en nuestro Dios nos proporciona una vida más productiva y con más salud, sabemos que las ganancias que tenemos en Él son eternas.

¿Con deseos de venganza?

Los deseos de venganza nos alejan de la voluntad de Dios, mejor dejemos nuestra causa en Sus manos, Él obrará con justicia divina.

Tiempo de alegrarnos en los problemas

Dios nunca dijo que no tendríamos problemas por creer en Él.

Tiempo de lectura:

3 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario