Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

No sirve de nada que nos desvivamos en la iglesia si es que todo se reduce a cumplir con actividades, por mucho que nos esforcemos, si no es de corazón, no se escuchará nuestra voz.

No se escucha nada

Se cuenta de un pastor que soñó que iba a la iglesia con un ángel como mentor y guía. Cada uno de los bancos de la iglesia estaba lleno, pero pasaba algo raro.

El organista movía los dedos y pulsaba las teclas del órgano, pero no se oía ninguna música. El coro se levantó para cantar; los labios se movían pero no se escuchaba nada. El pastor subió al púlpito para leer las escrituras, pero ningún sonido alteró el silencio.

La congregación parecía articular una oración, pero no se oía nada. El pastor subió otra vez al púlpito e hizo todos los ademanes de uno que predica el sermón, pero el acompañante del ángel no oía nada. Así que, por fin, el hombre se volvió y le preguntó al ángel:

  • ¿Qué significa todo esto? Veo que se está celebrando un servicio, pero yo no escucho nada.
  • No oyes nada porque no hay nada que oír – respondió el ángel- Tu ves este servicio tal como lo ve Dios. Estas personas no ponen su corazón en lo que están haciendo, así que para el Señor no hay servicio alguno de adoración. Él oye sólo lo que procede del corazón y no lo que  viene de los labios.

Y mientras hablaba el ángel, oyeron a un niño en la última fila de los bancos diciendo: «Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre…»

  • Estás escuchando la única parte de este servicio que Dios oye – dijo el ángel- lo que el niño dice lo cree realmente y lo dice de todo corazón.

¿Pones tu corazón en lo que haces?

A veces nos afanamos por servir en la iglesia o asistir a las reuniones y no está mal, pero si se convierte en una tarea más o si es parte de nuestra rutina, corremos el peligro de que sea solamente una actividad y no pondremos el corazón en lo que hacemos.

Si estamos pretendiendo una relación real con Dios, debemos ser intencionales y poner el corazón en lo que hacemos y decimos.

Si me buscan de todo corazón, podrán encontrarme. 

Jeremías 29:13 (NTV).

Todo lo que hagamos debe estar hecho de corazón, sobre todo si se trata de nuestra relación con Dios.

Deja la rutina de lado y empieza a buscar una relación sincera con el Señor.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

14
6
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta