Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

La defensa de los cafés se ha convertido en un tema relevante para nosotros, habitués de este modo de ser. Porque estar en un café es una linda posibilidad de la vida. Claro, hay personas que entran y salen solamente para desayunar o tomarse un “cafecito” y seguir con sus cosas.

No. Nosotros vamos al café para otras cosas, aparte de desayunar o sacarse las ganas de un cortado en jarrito. Vamos al café porque allí nos encontramos un rato con nuestra soledad en modo compañía. Es decir, estamos con otra gente, pero estamos solos.

Es un espacio para leer, ya sea el diario del día o un libro que llevamos con nosotros. Nos metemos en la lectura de modo tal que los ruidos circundantes se diluyen en los vericuetos de nuestra mente ocupada.

Reflexiones afines a la defensa de los cafés: el café

La discusión sobre las bondades o los perjuicios del café se extienden ad infinitum. Veamos este ejemplo:

Una investigación del Instituto Nacional de Cáncer de EEUU sostiene que su consumo es muy saludable, no tanto por la cafeína, sino también debido a otros componentes.

Tomado de Salud y Ciencia del sitio Alimente El Confidencial (1)

El artículo se extiende sobre los beneficios del café y la mejor forma de consumirlo diariamente.

Ahora, lo contrario:

Si usted consume demasiada cafeína, puede causar problemas de salud, como: inquietud y temblores, insomnio, dolores de cabeza, mareos, ritmo cardíaco rápido o anormal, deshidratación, ansiedad, dependencia.

Tomado de Temas de Salud del sitio MedlinePlus (2)

Ahora, todos los estudios coinciden en que los efectos nocivos sólo están asociados al consumo excesivo. Pero volvamos a la defensa de los cafés.

Los cafés como elemento cultural (casi) imprescindible

A no toda la gente le gusta ir a los cafés. Puede ser que consideren un gasto innecesario. O que no tengan los recursos como para pagar un capuchino. Tal vez no les agrada compartir tan cercanamente con otros seres humanos.

Sin embargo, en casi todas las ciudades del mundo, y a veces en localidades muy pequeñas, siempre encuentra uno un café. Los hay de todos tipos y talantes. Pero el gusto siempre lo pone uno. Puede ser que a veces los tipos de café disponibles no sean de la calidad esperada, pero la experiencia es irreemplazable.

En defensa de los cafés digamos que constituyen un espacio de encuentro tan grato como un almuerzo o una cena con gente agradable. En un café se puede trabajar, se puede pensar, se puede mirar relajadamente a la gente.

O uno se puede irritar un poco con la gente que habla a todo volumen como si a los demás les debiera interesar lo que hablan. O tener que pedir a la persona encargada que por favor baje un poco el volumen de la música o la televisión.

Y así, un poco más, seguimos militantes en la defensa de los cafés.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

FUENTES
1. Alarcón, J. (2018). Las conclusiones del mayor estudio sobre el café: más tazas, menos muertes. Alimente. Recuperado el 25 de junio de 2021, de https://www.alimente.elconfidencial.com/consumo/2018-07-13/cafe-cafeina-cancer-te-sano-estudio-teina-mortalidad-droga-psicoactiva_1591966/.
2. Cafeína. Medlineplus. (2021). Recuperado el 25 de junio de 2021, de https://medlineplus.gov/spanish/caffeine.html.

Reactions

2
3
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta