Como es tu fe
¿Cómo es tu fe?

¿Cómo es tu fe?

Es fácil decir que tenemos fe cuando todo está tranquilo pero, ¿cómo es tu fe en medio de las pruebas, cuando los vientos soplan fuerte? 

La fe de tres mujeres

Una leyenda cuenta de una cristiana que soñó que tres mujeres estaban en oración. Mientras estaban de rodillas apareció el Maestro quien se acercó a la primera, inclinó hacia ella y le habló con ternura al oído.

Se acercó a la segunda, pero solamente le puso la mano sobre la cabeza y le dio una mirada de aprobación.

Pasó junto a la tercera de forma casi indiferente, y no se detuvo para hablarle ni mirarla.

La mujer, en su sueño, pensó: ¡Qué grande debe ser  su amor por la primera! A la segunda sólo le dio su aprobación; la tercera debe haberlo ofendido, porque ni le dirigió la palabra.

Mientras estaba pensando esto se acercó el Maestro y le dijo: 

  • ¡Qué mal me has interpretado! La primera mujer es la que  tiene la fe más débil y necesita el peso de toda mi ternura para afirmar su fe en el camino angosto.

La segunda ya tiene una fe  más fuerte y puedo estar tranquilo, porque confía en Mí, no le importa lo que haga o diga la gente.

La tercera tiene una fe imperturbable como una roca. A ella la preparo por medio de un proceso rápido para un servicio sublime. Ella me conoce y confía en Mí, hasta el punto de que no depende de demostraciones externas; sabe que estoy preparándola para la eternidad, y aunque lo que hago no se lo explico ahora, lo entenderá después.

Cuando llega la tempestad, ¿cómo es tu fe?

No es fácil mantenernos firmes y confiando cuando vienen las pruebas; en realidad, la única forma de permanecer firmes en Dios es buscándolo y aferrándonos a sus promesas, confiando en el plan que tiene para nosotros aunque no entendamos las circunstancias.

Incluso cuando tenemos mucho tiempo en la fe y aunque hemos sido testigos la bondad y la provisión de Dios, a veces es  nos cuesta continuar; sin embargo, nuestra fe debe ir creciendo día a día porque es justamente nuestra relación con Él lo que fortalece nuestra fe.

Si bien la leyenda nos ilustra el trato especial y único que Dios tiene con cada uno de nosotros, también nos llama a reflexionar en cómo está nuestra fe.

Para que Dios nos encargue tareas grandes, nuestra fe debe estar centrada en Él, sin importar qué tan fuerte soplen los vientos o qué es lo que digan los demás. Si queremos agradar a Dios, debemos tener una fe firme.

De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad. 

Hebreos 11:6 (NTV)

Acércate a Dios con sinceridad, abre tu corazón delante de Él y pídele que te dé más fe si te hace falta. Nuestro Padre nos entiende, sabe por lo que pasamos y está presto a ayudarnos.  

Aunque ahora no comprendas los motivos o no le halles sentido a lo que te pasa, confía en Dios, quizás aquí no tenga sentido, pero cuando llegues al cielo, podrás entender sus planes.

Oración del día

Padre amado, gracias porque aunque a veces me falta la fe, tu sigues trabajando en mi vida, sigues ayudándome, dándome aliento y preparándome para los planes que tienes para mi vida. Perdóname si alguna vez me falta la fe y ayúdame a serte fiel, a mantener mi mirada puesta en ti aunque no entienda las cosas que estoy atravesando, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿Qué haces cuando sientes que te falta la fe en medio de una prueba?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Qué es lo que Dios ve en mí?

A veces creemos que no hay esperanza para nosotros, pero si pudiéramos saber qué es lo que Dios ve en nosotros, veríamos nuestro verdadero valor.

Necesitamos estar a cuenta

Dios nos dio la posibilidad de acercarnos a Él por medio de su Hijo; sin embargo, tenemos que hacer nuestra parte, necesitamos estar a cuenta con Él.

Más allá de lo que podamos imaginar

No te enfoques en las circunstancias, son pasajeras. Enfócate en las maravillas que Dios está preparando para ti en la eternidad; van más allá de lo que podamos imaginar.

Tiempo de lectura:

3 minutes

Autor

Comentarios

Likes

4

Deja un comentario