Fortalecidos en Él
Fortalecidos en Él

Fortalecidos en Él

Todos queremos estar cómodos. Es cierto. Y no tiene nada de malo tener buenas o mejores expectativas. Vivir en comodidad nos da paz, pero ninguna paz es mejor que la que Dios nos da. Por eso, debemos aprender a vivir en buenas y malas con contentamiento y humildad, fortalecidos en Él.

En la vida pasaremos por momentos de abundancia y momentos de estrechez, y nos adaptaremos si recordamos que estamos respaldados por Dios. Él es nuestro proveedor y seremos fortalecidos en Él cuando pasemos por las sequías. Beberemos de Su agua que quita toda sed. 

Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece y debemos tener eso siempre presente. El Creador de todo lo que existe nos ama y, si procedemos de acuerdo con Su voluntad, Él se place en darnos gusto. Pero debemos adorarlo y agradecerle siempre. No solo cuando nos complazca.

Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:12-13 (RVR 1960)

Al final, estamos claros en que tal como llegamos al mundo, tal nos iremos. Sin nada. Todo lo que adquirimos aquí es material y necesitamos pensar en las riquezas espirituales más que en las terrenales. No somos de este mundo, somos de Dios y como tales debemos vivir. 

Vivamos contra corriente porque somos fortalecidos en Él

Puede ser vivir contra corriente, pero Dios nos fortalece para lograr hacerlo sin dañar a nadie y salir siempre victoriosos. Seamos Sus representantes, cuidando nuestras maneras, nuestro comportamiento y palabras. Marquemos la diferencia de manera que vean un poco o mucho de Jesús en nosotros. 

Debemos amanecer agradeciendo a Dios y haciendo el mejor esfuerzo por ser la mejor versión de nosotros mismos cada día. De ese modo servimos a Dios. Todo lo que hacemos, decimos y la actitud con la que vivimos debe señalar a otros hacia Dios. 

En todo momento que te sientas desanimado, frustrado o molesto, recuerda que tu respaldo es el Dios Todo Poderoso. El Omnipotente Dios, y nos ama infinitamente. Por eso, sintamos la victoria ante toda circunstancia porque las batallas nuestras las gana Él. 

Si logramos recordar cada día que nuestro Dios todo lo sabe y aun así nos ama, tendremos Su paz. Esa paz que sobrepasa entendimiento, esa paz inigualable. Y tengamos presente que somos prestados a este mundo. Él, quien es nuestro respaldo, nos está preparando un lugar muy especial. 

Oración del día

Amado Dios, vengo a darte gracias por todo lo que has hecho por mí. Sin Ti soy nada mi Señor. Que recuerde yo siempre que Tú eres mi respaldo, mi fortaleza, mi roca. Y que sea yo siempre capaz de ser la mejor versión de mí mismo, señalando a todos hacia Ti con todo lo que haga o diga. Que pueda sentir siempre Tu paz y recuerde en todo tiempo Tu amor y que me estás preparando un lugar extraordinario junto a Ti. Gracias por todo tu amor, en el nombre de Jesús oro, amén. 

Aplicación

¿En qué momentos te has dejado frustrar y abrumar por razones económicas tuyas o de allegados?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana  CVCLAVOZ. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.  CVCLAVOZ

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Sobre la roca

Construye tu vida sobre la Roca, sobre Dios, pues ante toda tempestad te mantendrá firme.

La verdad siempre saldrá a la luz

En ocasiones decimos ser algo que no somos solamente para poder agradar a los demás, pero olvidamos que la verdad siempre sale a la luz, tarde o temprano.

Felices cada mañana

Es maravilloso que las misericordias de Dios son nuevas cada día, eso es motivo más que suficiente para ser felices cada mañana, hay tanto para agradecerle.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

4

Deja un comentario