Puedes hacer mucho desde tu lugar
Puedes hacer mucho desde tu lugar

Puedes hacer mucho desde tu lugar

Muchas personas creen que para servir a Dios es necesario estar en un puesto de liderazgo o de forma presencial en la iglesia, pero tú puedes hacer mucho desde tu lugar.

Orando por desconocidos

Hace muchos años, el pastor inglés John Henry Howett contaba una historia sobre una empleada llamada María, que tenía muy pocas oportunidades de servir al Señor porque la dueña de la casa en la que trabajaba la tenía constantemente ocupada, de modo que ni siquiera tenía la oportunidad de asistir a los cultos del domingo.

En una visita que realizó Howett, habló acerca de sus continuas tareas y le preguntó a María:

  • ¿No te sientes frustrada por poder hacer tan poco para el Señor?
  • Bueno, pastor, he encontrado una manera, y es que cada noche me llevo el periódico a mi habitación.
  • ¿Y esto qué tiene que ver en tu servicio para el Señor?
  • Cada noche repaso las columnas que registran los nacimientos, los matrimonios y las muertes. Oro, primero, para que los recién nacidos puedan ser llevados al Salvador en sus primeros años, y que vengan a ser una bendición para otros.

Después empleo otro cuarto de hora para orar por los recién casados, para que sean muy felices, que siempre sean fieles el uno al otro. 

Y, finalmente, oro por las familias afligidas por los seres queridos que han perdido, y que ellos les sirva de estímulo para dirigirse a la fuente de consuelo, y también para preocuparse ellas mismas acerca de la eternidad.

El pastor quedó profundamente conmovido porque se dio cuenta de que quizás ella era el único miembro en la iglesia que empleaba su tiempo para orar por desconocidos.

No te desanimes, puedes hacer mucho desde tu lugar

Siempre es bueno que separemos un tiempo para congregarnos y servir a nuestros hermanos de la fe, es importante y necesario.

Sin embargo, si quieres servir al Señor puedes hacerlo desde tu lugar. Al igual que María, puedes orar por aquellas personas que están pasando por diferentes circunstancias, para que todas ellas lleguen a conocer a Dios de forma personal.

En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos.

1 Timoteo 2:1 (NTV)

Es probable que nunca conozcas personalmente a aquellas personas por las que oras y es más, posiblemente nunca sepas quién estuvo orando por ti para que conocieras al Señor, pero es seguro que alguien estuvo intercediendo por ti y los tuyos.

Entonces, es tiempo de ponerte a trabajar por el Señor, sin importar dónde te encuentres.

Oración del día

Padre, te doy gracias por la vida de aquellas personas que estuvieron orando para que yo pudiera conocerte y tener una relación contigo. Te pido que me des sabiduría para poder servirte desde el lugar en el que me encuentro, que mi vida pueda ser un instrumento útil en tus manos. En el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

Además de orar, ¿hay alguna otra forma en la que puedes servir a Dios desde donde te encuentras?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

El beneficio de las ganancias

La paz que nos da la fe en nuestro Dios nos proporciona una vida más productiva y con más salud, sabemos que las ganancias que tenemos en Él son eternas.

¿Con deseos de venganza?

Los deseos de venganza nos alejan de la voluntad de Dios, mejor dejemos nuestra causa en Sus manos, Él obrará con justicia divina.

Tiempo de alegrarnos en los problemas

Dios nunca dijo que no tendríamos problemas por creer en Él.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

4

Deja un comentario